5 de noviembre de 2005

Patricia Piccinini

Hablar de arte es decir belleza, ello no significa que tenga que ser lo que consideramos "bonito", sino belleza en el sentido de intencionalidad estética. La obra de Patricia Piccinini tiene una serie titulada La Familia Joven, en ella vemos esculturas con formas medio humanas o medio perras amamantando a bebés medio humanos y medio perros. Otra muestra más de su arte es Niña mirando e In bocca al lupo y por último esta pequeña, Mujer.

Obra sin duda singular...

11 comentarios:

Carlos Puig dijo...

Hola, Magda: Me sorprende la apuesta estética de Laura Piccinini.

Magda dijo...

Es sorprendente, si Carlos. La primera vez que la vi no me gustó, aunque tampoco me disgustó, fue más bien como una sensación rara, medio escatológica.

Muchos saludos.

Gabriela dijo...

La obra es cierto que impacta y hace pensar más allá de la cuestión estética, sobre la naturaleza humana. La 'belleza' ya no es un valor en el arte, desde hace mucho, yo creo que desde principios del siglo XX. Lo que importa es si la obra es capaz de suscitar la 'emoción estética'. Eso sí. Un beso, amiga.
Gabriela

Magda dijo...

Si Gabi, la belleza ya no es un valor considerado como antaño, por ello prefiero especificar lo de la intencionalidad estética (que en el que lee o mira, sería el efecto estético).

A mi también me impactó cuando vi esta obra, la de la mujer es impresionante, toda más bien. Sería interesante verla frente a frente ¿verdad?

Un abrazo grandote.
(pude poner tu comentario y corregir el nombre -que abajo si estaba y arriba no-, muchas gracias por comentarmelo).

Gabriela dijo...

Sí, Magda, esto lo comentaba el otro día con un amigo pintor. Que realmente, lo que se busca es transmitir emoción, sea ésta positiva o 'negativa'. De intriga, como en este caso, o de asombro: un pregunta que te hace la obra. O, como decía Tomás Segovia: la belleza en el arte es un elemento que te sale al paso, nunca un fin. Eso es lo que distingue al artista del decorador, entre otras cosas.
Un beso muy cariñoso, Magda, estamos en sintonía.

Anónimo dijo...

En realidad no es muy distinto como arte de lo que se ve en películas tipo Alien, u otras de terror. Juega a horrorizarnos borrando las fronteras entre lo animal y lo humano, y en nuestros días de manipulaciones genéticas y experimentos de clonación, adquiere una resonancia especial. Y no olvidemos el realismo: la misma temática, en un estilo expresionista o simbolista impactaría mucho menos: el hiperrealismo siempre es sorprendente, y más cuando se conjuga con lo monstruoso. Creo que tiene muchos boletos para convertirse en una favorita de las galerías, si no lo es ya. Y eso, desde luego, debe ser su primer objetivo: crearse un estilo identificable es lo primordial en ese mundo.

jio dijo...

post denso... no te leo el texto de d´Urgell ahora (más adelante ;))

Klimt y ekphrasis... ¡buenísimo! (no te acabo de relacionar con garcía ponce...).

un beso, ¡volveré! :D

Magda dijo...

Anónimo, muchas gracias por tu comentario, me ha gustado mucho.

Magda dijo...

JIO, qué interesante ¿por qué no me acabas de relacionar con la obra de García Ponce? me gustaría mucho saberlo.

Que bueno que recibiste mi correo-me, me costó trabajo hallarlo.

Santino dijo...

Es impresionante la obra de Patricia Piccinini. Comprendo que este tipo de arte pueda causar rechazo, como también puede causar rechazo Francis Bacon, pero yo siempre me he considerado un gran amante del expresionismo. Un saludo.

Magda dijo...

Bacon es muy impresionante, Santino, a mi me sucedió que mis primeras visitas al expresionismo me impactaron, y sí, no me agradaba mucho, hasta que poco a poco fui encontrando su sentido, y ahora me encanta, como a ti.

Muchos saludos.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.