26 de enero de 2007

El castillo de Drácula

Cuando tenía seis o siete años vi la película "Drácula" (gracias a un primo adolescente). El terror que sentí me duró mucho tiempo de manera inconsciente, y digo que de manera inconsciente porque toda mi infancia les tuve miedo a los vampiros, creia firmemente que existían y que eran así como el vampiro de Transilvania. Después, ya más grande, vi que mi padre tenía entre sus libros la novela del escritor irlandés Bram Stoker (1847-1912), y no quería leerla, no me gustaba ni la portada. Ya de adulta la leí, es estupenda. Nadie que haya leido esta novela podrá olvidar al demoniaco personaje que sale de su tumba por las noches para succionar la sangre de sus víctimas con sus largos colmillos. La muerte, el erotismo, el mal y el bien en pugna constante, las tinieblas... Segun leí, Stoker:

Habría basado su personaje diabólico en un tirano rumano real llamado Vlad, de sobrenombre, 'El Empalador', y que también era conocido como Draculea, que en rumano significa 'hijo del demonio'. Este príncipe, de Valaquia (que actualmente pertenece a Rumania), utilizó durante su reinado el famoso Castillo de Bran (con fines militares) ubicado cerca de Brasov, en el centro de Rumania. Según fuentes históricas, el castillo fue construido por los caballeros de la Orden Teutónica a principios del siglo XIII. Desde 1412 el castillo pasó ser de propiedad del abuelo del príncipe Vlad, Mircea el Viejo, y durante la Edad Media sirvió para defender el camino comercial que comunicaba Valaquia con Transilvania. Vlad gobernó Valaquia desde 1452 hasta 1462. Se dice que en esos diez años ejecutó a 50.000 personas empalándolas en largas estacas (cruzándolas sobre palos). Nadie quedó libre de su brutal sadismo.

Pues resulta que este famoso Castillo será vendido, aquí la historia. Seguro que en alguna de sus habitaciones hallarán una que otra estaca...

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.