14 de enero de 2007

El concierto de los peces: Laxness

Halldór Laxness, El concierto de los peces, Trad. de Enrique Bernárdez (Madrid: Turner, 2005).

“La riqueza verdadera es lo que los demás no pueden quitarte” (Halldór Laxness)

Una novela muy recomendable, qué manera de narrar de Laxness (1902-1998). Es lo primero que leo de este escritor islandés, Premio Nobel de Literatura en 1955.

Un sabio afirmó que, aparte de perder a su madre, para un niño no hay nada más sano que perder a su padre. Aunque lejos de mí suscribir en su integridad estas palabras, lo cierto es que también sería el último en rechazarlas de plano. Estaría dispuesto a defender una doctrina semejante sin rencor ninguno hacia el mundo, e incluso sin sentir el agudo dolor que parece ocultarse en el simple sonido de tales palabras.

Álfgrímur Hansson nos cuenta su vida desde el aquí y ahora narrativo, el tiempo del relato. Así, sabemos que es un jovencito abandonado por su madre al nacer, crece con su abuelo, Björn de Brekkukot, un pescador a cuya casa-albergue, a las afueras de Reikiavik, llegan todo tipo de personas. La madre del chico da a luz mientras estaba alojada en Brekkukot, la capital de Islandia, a la espera de su barco:

La mujer iba camino de América, empujada por su pobreza y su soledad, huyendo dee quienes gobernaban en Islanda (…) Y en cuanto ha parido a su hijo, la mujer mira un momento a la criatura y dice:
-Este niño se llamará Álfur.
-Pues yo lo bautizaré Grímur –dijo mi abuela.
-Pues entonces lo llamaremos Álfgrímur –dijo mi madre.
De modo que lo único que me dio aquella mujer, aparte del cuerpo y el alma, fue el nombre: Álfgrímur. Igual que se hacía con todos los niños sin padre que nacían en Islanda, me pusieron el patronímico Hansson.

Álfgrímur es un niño obediente, inteligente, complaciente, trabajador, precoz, siempre dispuesto a aprender las enseñanzas de sus abuelos y a tener presente que los peces y las vacas poseen santidad y hay que agradecerles que los han ayudado a sobrevivir. Álfgrímur nos cuenta muchas cosas, muchas historias, costumbres de Islanda, todo lo que ve de ese mundo que lo rodea como aquello de que en Brekkukot no se oía la palabra "amor", "excepto cuando unos borrachos o unas criadas rematadamente estúpidas, habitualmente llegadas del campo, se ponían a recitar poemas de algun escritor moderno; tales poemas, por cierto, usaban un vocabulario que nos producía escalofríos al oírlo, y mi abuelo se sentaba sobre las manos y hacía muecas y encogía los hombros y las piernas y decía "Ay, vaya" y "Ayayay". "Estar enamorado" no era algo que sucediera entre nosotros".

En este espacio que vive Alfgrímur, bastante elemental en casi todo, él desea llegar a ser un pescador de lumpo como su abuelo Björn; sin embargo, un día las cosas cambian y nuestro protagonista se aleja de esta comunidad para cumplir otro anhelo: ser escritor.

Cuantas costumbres, creencias, modos de vida diferentes vemos en esta novela. Es como si los personajes habitaran en un mundo lejano adonde impera un orden y adonde se escucha el canto de Alfgrímur cuando los muertos son echados a la fosa común.

12 comentarios:

solodelibros dijo...

Lo cierto es que es un libro muy interesante, y de un autor casi desconocido en español. Para mí, fue un auténtico descubrimiento. Por si quieres ver lo que dijimos, puedes hacerlo aquí: http://www.solodelibros.es/29/03/2006/el-concierto-de-los-peces-halldor-laxness/

Anónimo dijo...

Gracias por tu crítica sobre el libro, espero descubirlo.

Palimp dijo...

Va a ser difícil encontrarlo, pero parece que vale la pena. Gracias por la recomendaciçon (doble)

Magda dijo...

Desde que se han hecho las traducciones de su obra, o de alguna de su obra, ya es menos desconocido, SdL. Hace un año, cuando hicieron su comentario que lei en su momento, era casi desconocido, como dices, pero ahora como que ya está siendo difundido, un poco más. Qué importantes son las traducciones.

--------
Ojalá que no y lo encuentres, Palimp. Es un buen libro.

Gatito viejo dijo...

Me apunto. Buscaré el libro. Gracias, Magda por la recomendación. No he leído nada de este autor. Me ha interesado mucho tu reseña.
Un abrazo.

Luisa dijo...

Gracias Magda por este comentario que descubre para mí un nombre que realmente parece ofrecer muchas cosas. Procuraré indagar de él y encontrar el libro.
Gracias también por colgar el articulo sobre Bolaño. Me ha resultado sumamente aleccionador. 2666 es uno de los libros que más me ha gustado en los últimos tiempos. Pero en general, el conjunto de la obra de Bolaño es "otra cosa".
Un beso para ti.

Magda dijo...

¿Verdad que es un estupendo artículo el de Bolaños? Me alegra que te haya gustado, igual a mi. No iba a ponerlo todo, sino unos fragmentos y solamente añadir el "leer completo", pero preferí ponerlo completo porque vale la pena leerlo de corrido.

Detectives salvajes me fascinó, quiero hacer la reseña muy pronto. 2666 no la he leido, pero dicen que es excelente (aunque hay a quien no le gustó, como en todo), quiero leerla.

Un abrazo, Luisa.

Luisa dijo...

Me gustó mucho el artículo sobre Bolaño, de verás. Creo que analiza estupendamente uno de los componentes más presentes en la literatura de Bolaños: la melancolía - es melancolía casi de estirpe barroca que pone distancia en la visión de las cosas, que le coloca en un margen desde el que pulsar realidad y personajes. Bolaños mira desde el limbo siempre, desde el purgatorio de la lucidez poliédrica. A mi me admira su capacidad para decir algo y estar al mismo tiempo insinuando la realidad que hay detrás de una frase: toda la realidad. Melancolía ácida, diría yo, de quien ha regresado ya del otro lado. Eso lo tienen muy pocos de verdad.
El artículo lo explica mucho mejor, claro.
2666 es, desde mi punto de vista, una novela que explica como pocas la desesperanza de nuestra civilización. Pero sin alaracas. El grado de lucidez de la novela es extremo, tan extremo que hiere, claro. Aunque su capacidad reflexiva alivia un poco el climax. Yo destacaría ese capítulo - y no desvelo nada porque se ha hablado mucho de él- en el que describe más de mil asesinatos; tiene la categoría épica de los clásicos, porque encuentra lo específico de cada uno y lo hace único, y es al tiempo extremadamente póetico ¿cómo lo hace? Sólo lo puede hacer un gran escritor.

Anónimo dijo...

Querida Magda: Después de leer tu reseña y sentir que se me eriza el vello por la intensidad de tus palabras descubriendo y describiéndonos un modo de vida tan poco conocido por nosotros, no me resistiré a buscar este libro.
Sobre todo por la sospresa que das cuando dices que el niño desea ser escritor. ¡Ahí ya me tocó mucho más la fibra sensible! Y no digamos tu párrafo final. Gracias infinitas.
.....
En cuanto a Bolaño y tu reseña,es mangnífica. A mi también me cuesta no poner los textos completos, por eso lo entiendo, pero de cualquier forma, se lee bien porque Bolaño lo merece.
.....
Tu libro me está pareciendo una obra ensayística de primera, Magda. ¡Felicidades, felicidades,no me cansaré de decírtelo! Es verdadera pasión la que muestras por el desvelamiento exhaustivo de la obra de Garcia Ponce, y sobre todo, me gusta tu mirada vuelta hacia cinco miradas desde el mundo femenino.
Me resulta estupenda esta forma tuya en que has enfocado tu conocimiento del mundo narrativo de García Ponce para ensayarnos sobre el erotismo y sensualidad subyacente en los sentidos...
Magda, como soy profana en estos temas, sólo puedo añadir que espero que sigas escribiendo libros intensos como éste, y que lo releeré para no dejarme resquicios donde mi poca sabiduría no haya alcanzado a discernir.
Besotes y un fuerte abrazo, que ya me extendí. Pero tenia que decírtelo, me ha salido del corazón.
Puri.

Magda dijo...

Puri, te agradezco mucho, mucho, que hayas pedido mi libro y lo estès leyendo, y que te estè gustando. Muchas gracias.

Rosa Silverio dijo...

Magda, qué hermoso título tiene este libro. Me atrajo desde que lo leí. Lo voy a buscar. Siempre estás comentando libros interesantísimos.

Por otro lado, me encantó el artículo sobre Bolaño.

Isabel Romana dijo...

Al empezar a leer tu reseña, me ha venido a la cabeza "Las cenizas de Ángela", que aun cuando debe ser muy diferente, sugiere esa idea de un niño que ha de forjarse una vida sin contar apenas con los progenitores. Muy interesante. Me he tomado nota para leerlo en cuanto me sea posible. Saludos cordiales.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.