9 de enero de 2008

Carta de Simone de Beauvoir, a Jean Paul Sartre

Querido pequeño ser: Quiero contarle algo extremadamente placentero e inesperado que me pasó: hace tres días me acosté con el pequeño Bost. Naturalmente fui yo quien lo propuso, el deseo era de ambos y durante el día manteníamos serias conversaciones mientras que las noches se hacían intolerablemente pesadas. Una noche lluviosa, en una granja de Tignes, estábamos tumbados de espaldas a diez centímetros uno del otro y nos estuvimos observando más de una hora, alargando con diversos pretextos el momento de ir a dormir. Al final me puse a reír tontamente mirándolo y él me dijo: "¿De que se ríe?". Y le contesté: "Me estaba preguntando qué cara pondría si le propusiera acostarse conmigo". Y replicó: "Yo estaba pensando que usted pensaba que tenía ganas de besarla y no me atrevía". Remoloneamos aún un cuarto de hora más antes de que se atreviera a besarme. Le sorprendió muchísimo que le dijera que siempre había sentido muchísima ternura por él y anoche acabó por confesarme que hacía tiempo que me amaba. Le he tomado mucho cariño. Estamos pasando unos días idílicos y unas noches apasionadas. Me parece una cosa preciosa e intensa, pero es leve y tiene un lugar muy determinado en mi vida: la feliz consecuencia de una relación que siempre me había sido grata. Hasta la vista querido pequeño ser; el sábado estaré en el andén y si no estoy en el andén estaré en la cantina. Tengo ganas de pasar unas interminables semanas a solas contigo. Te beso tiernamente, tu Castor.

Carta
En el centenario de su nacimiento

19 comentarios:

Apostillas literarias dijo...

Qué modernos ¿verdad? Compañeros durante 51 años.

Quizá las mutuas infidelidades y la libertad para llevarlas a cabo, les ayudó a vivir una relación de trabajo, compañerismo y amor durante tantos años. Para saber.

BACO dijo...

Soy de la misma opinión. Los amores no se atan; van y vienen, y se aprovechan o se dejan pasar, pero no se atan. Buen blog, un descubrimiento.

39escalones dijo...

Ésta si es "La extraña pareja"...
Abrazos

Juan Murillo dijo...

Esto pasa cuando la pasión se transforma en cariño y amistad. Nadie estando enamorado podría soportar algo así.

Hilvanes Y Retales dijo...

No sí por los efectos colaterales del insomnio o porque esta mañana hemos estado hablando de Simone de Beauvoir, que no me sorprende esta relación. De cualquier forma, hay parejas que sobreviven permitiéndose un margén de libertad. Otras, este margen las mata. De cualquier forma yo hay de algo de lo que no entiendo, y es del amor.

Apostillas literarias dijo...

Creo que es sumamente dificil llegar a comprender los pensamientos personales de dos intelectuales tan grandes como S de B y JPS. Los dos eran totalmente independientes, tanto económica como sexualmente y con libertad de sentir lo que sus personas querían o se permitían. Pusieron las cosas sobre la mesa y estuvieron de acuerdo en toda esta forma de relacionarse, no se casaron, no tuvieron hijos, ni nada que los atara fuera de su interés por seguir unidos de una forma tan particular. Sobre todo a través del trabajo.

Si una pareja tiene otras relaciones pero sabe que a una de sus parejas esto no le es trascendental hasta el punto de terminar para siempre con una relación, esta pareja puede durar toda la vida junta. En este caso, además de esto, fue el trabajo que los tuvo siempre uno al lado del otro.

En lo personal, Simone de Beauvoir no es de mis encantos, pero reconozco su enorme importancia y la trascendencia de su obra.

Simone de Beauvoir comenzó una relación con Jacques (Henri Bost), pero él se casó en 1943 con Olga Kozakiewicz. Que cosas.

C. Martín dijo...

Al leerlo me ha recordado las cartas que se dedicaban la baronesa de Meurteil y el vizconde de Valmont en Les liaisons dangereuses de Chordelos de Laclos.

Me resulta muy difícil de entender este tipo de relación, peligrosa, sin duda, quizás es que pienso que el amor puede perdonar pero no compartir. La infidelidad, aun consentida, comporta un riesgo de pérdida y eso es el infierno para alguien enamorado.

En otro orden de cosas, me ha gustado encontrarme a estas horas de la noche en España con un texto así.

alba alpha dijo...

Para que este tipo de relaciones duren las dos personas deben pensar igual, es raro pero existen, en cambio es mas común encontrar parejas donde una de las partes acepta que la otra sea infiel pero la otra no, esto se me hace injusto además de triste.
abrazos

JoseAngel dijo...

Ellos se las apañaban, sin duda. El concepto de infidelidad no tiene aplicación en esta pareja, parece claro (si es que tiene sentido llamarlos pareja). Pero, al margen de hacerlo, comunicarlo tan amablemente, y para que quede constancia póstuma... no descartemos un ingrediente de sadomasoquismo y mala baba como ingredientes adicionales que añadiesen picante a esta amable relación.

Apostillas literarias dijo...

Querida Carmen, siento diferir de ti, no creo que el amor pueda perdonar, tampoco compartir, en esto último estamos de acuerdo. El amor es un estado mental, no hay que olvidarlo, su sentir no está en ese músculo palpitante.

En el caso de esta pareja debió de existir una manera de pensar totalmente ajena a la de nosotros. Para ellos, obviamente, las cosas tenían una visión particular.

Lo que me extraña, es que S de B haya dicho que JPS era un macho y ella ahí estuviera no solo alimentando este machismo, sino escribiendo un discurso feminista que hablaba de tantas cosas que parecen una paradoja al conmocer su forma de vida con respecto a JPS. Pero bueno, una cosa es la vida de un autor o autora, y otra diferente su obra.

Que bueno que te gustó, gracias.

Apostillas literarias dijo...

Carmen, se me olvidó especificar en mi comentario: no creo que el amor pueda perdonar este tipo de situaciones que vivían JPS y S de B. Otras cosas seguramente si, por supuesto.

Apostillas literarias dijo...

De acuerdo en lo que comentas, Alba.
_____

José Ángel, yo creo que ellos merecen más que muchos el término de pareja porque pareja es 'parejo', todo parejo, y vaya que ellos eran parejos. Ahora ¿sadomasoquismo? no había pensado, más me parecía un tanto de cinismo o una aceptación insana, al menos vista desde nuestro ángulo, pero tal vez tengas razón. Creo que ya habían totalmente racionalizado esto que JPS propuso y ella aceptó el pacto.

Sin embargo, S de B sentía celos por las amantes de JPS, ella misma lo dijo. Leí que, para completar el cuadro, ella, dentro de las relaciones que mantenía con otros hombres y otras mujeres, en ocasiones estas relaciones con mujeres algunas habían sido amantes de JPS. Que cosas tan impresionantes ¿y la autoestima de esta mujer tan inteligente?

El año pasado, el 18de enero, tomé una foto del blog de Antón Castro en la que S de B fue retratada desnuda de espaldas, y la puse aqui en el blog (algunos de ustedes la recordarán). Era muy guapa:

Simone de Beauvoir

El gran amor de S. de Beauvoir fue Nelson Algren.

Repito, es dificil comprender el pensamiento personal de estos intelectuales, de esta pareja que eran grandes colegas.

entrenomadas dijo...

A mí me parece extraordinariamente bella la historia de estos dos intelectuales. Lejos de querer entenderlos o comprenderlos, lo que hago es disfrutar de su historia.
Me parece simplemente fascinante. Después de leer sobre ellos todo me parece tan simple como descolorido.

Bueno, lo dejo aquí...

Besos,

Apostillas literarias dijo...

A mi lo que me parece fascinante de esta pareja, es su relación intelectual. La siento extraordinaria. Ella era lectora de él y él de ella, entre muchas cosas más dentro del trabajo que desarrollaban cada uno.

Abrazo

Fernando S. dijo...

ahora piensa...qué harías si recibes una carta así de alguien que amas?..besos

Apostillas literarias dijo...

Ellos tenían un pacto, Fernando, algo que nosotros, sencillos mortales, no podemos comprender, de ahí todo lo que hemos comentado. En lo personal creo que si alguno de nosotros recibe una carta así, sería la hecatombe total. Para mi esta carta tiene mucho de cinismo porque una cosa es hacer -dado el pacto y muchas cosas más entre ellos- y otra decir con tanto detalle a la pareja, todos estos encantos vividos.

Repito, es dificil realmente interpretar todo esto entre ellos. Nos quedamos mejor con su obra.

hormiga dijo...

Es una carta muy tierna. Yo conozco una pareja así y aun me asombra. Se puede querer con pasión a tu compañero y a otros. No significa que ya no se esté enamorado. Al contrario, esas parejas al ser capaces de compartir demuestran que su amor es más fuerte.

Rocio dijo...

Es delicioso leerle, me encanta la manera como se dirige a el como su pequenio ser, y como ella se autonombra su castor. Pero que peculiaridades mas solemnes se comentan entre ciertas parejas, es encantador.
Por cierto, es la primera vez que me aventuro por el blog, y si que me ha enganchado.
Enhorabuena.

Rocio dijo...

Oh, y lo he olvidado. Aparte de encantadora, la carta me parece perversa...muy perversa.
Saludos!

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.