18 de abril de 2008

Tiempo y narración: Paul Ricoeur

Paul Ricoeur, Tiempo y narración (México: Siglo XXI, 1995)

En el tomo I de Tiempo y narración, Paul Ricoeur, reflexiona en el capítulo 3, "Tiempo y narración. La triple mímesis", sobre un tema sumamente interesante: la mímesis I, II y III, mímesis tomada como el proceso de configurar y no como copia precisa. ¿Qué entendemos por ésto? Apunta:

Mimesis I: Estructura prenarrativa de la acción, la pre-figuración
Mimesis II: El texto mimético, la configuración
Mimesis III: La configuración mimética de la experiencia, la refiguración.
Me parece que Ricoeur, nos muestra el trayecto que realiza la obra narrativa. Además, es esencial percibir la relación que manifiesta entre vida y literatura puesto que señala que "la narración en cuanto construcción de la trama (la historia que se cuenta) es mimesis de las acciones humanas (...) puesto que la narración se origina en la vida y vuelve a ella".

Entiendo el camino que siguen las tres mímesis de Ricoeur, de la siguiente manera:

El escritor escribe su obra dentro de una cultura, el medio social en el que ha vivido. Esto le ha dado una competencia, como le llama el filósofo francés, esos conocimientos previos (mímesis I, la pre-figuración) que posee y que lleva con él en el momento de escribir su novela (mímesis II, la configuración: la disposición de los hechos o acciones en la obra narrativa) para un lector (mímesis III, la refiguración: el lector lee y aplica el sentido que la obra tiene para él. Al leer la novela, el lector la traslada o transfiere a su propio mundo) que a su vez vive en determinada cultura (diferente o la misma que el escritor) y que también posee su propia competencia, sus conocimientos previos.

El lector al hacer esto, también realizará una configuración de la historia, de la trama, le dará un sentido a la obra, su propia lectura o interpretación y esta llevará consigo la competencia que este lector tenga y que le ha sido dada por los conocimientos previos adquiridos en la cultura que ha vivido. Hasta este momento se cierra el proceso, ese trayecto temporal que realiza la obra narrativa. Dice Ricoeur: es el lector quien “recobra y concluye el acto configurante”.

Cuando leemos un libro estamos juntos autor y lector, y juntos llevamos a cabo toda esta travesía tan interesante.

Texto relacionado: Círculo hermenéutico

12 comentarios:

39escalones dijo...

Se ve interesante. Buen tema de reflexión esa compañía abstracta. En cierto modo, sucede igual con los blogs.

Un abrazo

Hilvanes Y Retales dijo...

Creo que este viaje no termina con la lectura que se realice de un libro concreto. Creo que va más allá. El lector atrapa la historia en el círculo de su vida, su propia historia personal, la historia del momento en el que vive, y otras circunstancias adyacentes. Sin embargo, una vez terminada la lectura, nace el recuerdo de esta lectura y con el tiempo recordamos determinados momentos de los libros leídos pero la sensación y el recuerdo se transforman por nuestras propias vivencias.

Magnífico post Magda.

Luisa Miñana dijo...

Es muy interesante el concepto de mímesis. En el Renacimiento fue esencial. Entonces ya se realiza una formulación téorica del concepto y se valora su praxis como motor creativo.
Como bien dices, es algo que en el fondo cualquier creado verifica. Pero considero importante albergar la consciencia de ello, porque es importante que todo proceso y resultado se ubique en su lugar.

Tendré en cuenta, como siempre, tu recomendación. Muy intesante.
Un gran abrazo

Joaquín dijo...

Enhorabuena por tu blog, Magda!

Orlando dijo...

Me cuesta mucho trabajo entender a Ricoeur, gracias por explicar esto que me ha sido tan dificil.

El tiempo en la obra no es nada facil, cuando intentamos analizarlo.

Anónimo dijo...

El libro no se acaba cuando el escritor lo termina. Acaso cuando cada lector lo lee. Por eso el libro es infinito. Y mágico. Un abrazo, Magda. Ana A.

Néstor dijo...

Hola Magda, aquí algunas nociones de la época en que intentaba enseñar a Ricoeur.
Ahí van algunas nociones que por supuesto están insertas en un contexto y una explicación que aquí no están.
Como siempre, la página es un lujo.
saludos
Néstor


MÍMESIS I  atiende a los rasgos de la acción práctica. Ligada a las acciones de la vida cotidiana. Figuración.

MÍMESIS II es el momento de la ficción.
*configuración narrativa.
Características del relato de ficción: *operación de la imaginación creadora = Relato histórico.
*ignora la pretensión de verdad.

Construcción de la TRAMA (disposición sistemática de los hechos narrados)
RELATO Es un hacer sobre el hacer acción.
+ Configuración narrativa
Noción de TEMPORALIDAD

Guardián del tiempo


Conciencia histórica
*espacio de experiencia.
Huellas.
*horizonte de espera.
vs
1-Comprensión narrativa de la narratología propia del enfoque estructural

Profundiza
2-Tiempo histórico distinto del Tiempo de ficción
Desdoblamiento enunciación/enunciado

MEMORIA: 1º nos cuentan historias que escuchamos, luego nos contamos a nosotros mismos. Constituye un criterio de identidad personal. Es el presente del pasado. La sensación de orientarse a lo largo del tiempo, del pasado al futuro.
La memoria colectiva cumple las mismas funciones de conservación, organización y de rememoración que las atribuidas a la memoria individual.
o Retrospectiva
o Recreativa
o Crítica
Recuerdo,-------deuda-------olvido y su uso

Gracias a aquello
Por lo que podemos
Ser, no todo se reduce
A lo que ya ha sido.

MÍMESIS III: es otra vuelta de tuerca hacia la vida, como intersección del mundo del texto con el del lector. Constituye el momento de la lectura.

Abre
3-Mundo de la obra -mundo del lector = Refiguración

Tiempo y ficción experiencia fictiva del tiempo ---una manera virtual de habitar en el mundo.

Narrar Decir leer Hacer-obliga a intervenir ética-efecto político.

Mega dijo...

Muy interesante, Magda. Yo creo que el ser humano es, todo él, un producto (más o menos original) de su aprendizaje, su formación y crecimiento, los cuales suelen proceder, paradójicamente, de la mímesis. Basta ver cómo actúa un niño pequeño para darse cuenta.

De mayores, sin embargo, sucede que nos cuesta más reconocer esa falta de originalidad, admitir que seguimos bebiendo, alimentándonos, de los demás, en una retroalimentación constante de todos nuestros actos, sentires y opiniones.

Probablemente sea por ello que lo novedoso, el concepto de originalidad, tenga tanto prestigio...

En mi opinión, toda obra de creación es una copia de una copia de una copia de una copia... con un resultado novedoso.

Un saludo

malvisto dijo...

Sabes que me hubiese gustado que los ejemplos sobre libros fueran otros: que La Montaña Mágica, pese a lo que puede sonar de hereje, no tiene para mi este sentido de la prefiguración.
Y yo creo que el ´contagio¨ de la lectura deber ser tal que uno se vea forzado a firmar Hans Castorp. Pero no fue así: en cambio el Sr Dostoeievski. Más de uno se ha creido alguna vez Raskólnikov.

Pero la carga teórica es realmente apasionante: apasionante, y dura de leer.

arrebatos dijo...

Y hoy, de forma especial, lector y autor iremos paseando de la mano por las calles de Barcelona.
Feliz día del libro, Magda. Un libro y una rosa (virtuales) para ti.

Apostillas literarias dijo...

Muchas gracias por sus comentarios.

Feliz dia del libro a cada uno de ustedes. Y felicidades a los Jorges, a mi papá y a mi hermano entre ellos.

angel dijo...

Gracias por el vínculo al discurso de Gelman (una joya) que hace días buscaba. Me alegra encontrarme nuevamente, por ello o gracias a este autor que admiro, con tu espacio literario.



Saludos...

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.