28 de enero de 2006

Voltaire

Del horrible peligro de la lectura
Voltaire
Traducción de Malika Embarek López
Revista Saltana

Nos, Yúsuf Cheribi, por la gracia de Dios, muftí del santo imperio otomano, luz de las luces, elegido entre los elegidos, a todos los fieles que la presente vean, necedad y bendición.

Como fuera que Saíd Effendi, antiguo embajador de la Sublime Puerta ante un pequeño Estado denominado Frankrom, situado entre España e Italia, introdujo entre nosotros el uso pernicioso de la imprenta, y, habiendo consultado acerca de esta novedad a nuestros venerables hermanos, los cadíes e imanes de la ciudad imperial de Estanbul, y sobre todo a los alfaquíes conocidos por su celo contra el ejercicio de la razón, ha parecido oportuno a Mahoma y a Nos condenar, proscribir y anatemizar el mencionado invento infernal de la imprenta por las causas que a continuación se enumeran.

1º Esa facilidad para comunicar los pensamientos tiende evidentemente a disipar la ignorancia, que es custodia y salvaguardia de los Estados civilizados.

2º Es de temer que entre los libros traídos de Occidente se hallen algunos que versen sobre la agricultura y sobre los medios de perfeccionar las artes mecánicas, obras éstas que a la larga podrían (Dios nos libre) despertar el genio de nuestros cultivadores y de nuestros manufactureros, mejorar sus habilidades, aumentar sus riquezas e inspirarles algún día la elevación del alma y cierto amor por el bien público, sentimientos absolutamente opuestos a la sana doctrina.

3º Ocurriría a la larga que tendríamos unos libros de historia desligados del ámbito de lo maravilloso, que es lo que mantiene a la nación en una feliz estupidez; esos mismos libros otorgarían la desvergüenza de impartir justicia sobre las buenas y malas acciones, y aconsejarían la equidad y el amor por la patria, extremos ambos visiblemente opuestos a los derechos que imperan en esta nuestra plaza.

4º Podría ocurrir, con la sucesión de los tiempos, que unos miserables filósofos, amparados en el pretexto seductor, mas punible, de iluminar a los hombres y hacerlos mejores, llegasen a enseñarnos unas virtudes peligrosas de las que el pueblo no debe jamás tener conocimiento.

5º Podrían, al acrecentar el respeto que sienten por Dios e imprimir escandalosamente sobre papel que Él llena todo con su presencia, disminuir el número de peregrinos a La Meca, con gran perjuicio de la salvación de las almas.

6º Ocurriría, sin duda, que, de tanto leer a los autores occidentales que trataron en sus escritos de las enfermedades contagiosas y de la manera de prevenirlas, fuésemos lo suficientemente desafortunados como para preservarnos de la peste, lo que constituiría un grave atentado a los designios de la Providencia.

Por estas y otras causas, en nombre de la edificación de los fieles y del bienestar de sus almas, les prohibimos que lean jamás ningún libro, so pena de condena eterna. Y, por miedo a que la tentación diabólica les dé por instruirse, prohibimos asimismo a los padres y madres que enseñen a leer a sus hijos. Y, para evitar cualquier infracción de nuestra ordenanza, les prohibimos expresamente que piensen, bajo las mismas penas, instando a los verdaderos creyentes a denunciar ante nuestras autoridades a cualquiera que pronuncie cuatro frases unidas entre sí, de las que se pueda inferir un sentido claro y preciso. Ordenamos, pues, que en todas las conversaciones se utilicen términos que no signifiquen nada, según la antigua usanza de la Sublime Puerta.

Y, para impedir que ingrese de contrabando algún pensamiento en la sagrada ciudad imperial, encomendamos especialmente esta tarea al primer médico de Su Alteza, nacido en una marisma del Occidente septentrional, médico que, habiendo ya matado a cuatro personas augustas de la familia otomana, es el principal interesado en prevenir cualquier entrada de conocimientos en el país, otorgándole el poder, por la presente, de secuestrar cualquier idea que se presente por medio de escrito o de boca ante las puertas de la ciudad, y de conducir a dicha idea ante Nos, atada de pies y manos, para que le inflijamos el castigo que se nos antoje.

Dada en nuestro palacio de la Estulticia, en el séptimo día de la luna de muharram del año 1143 de la Hégira.

14 comentarios:

Armando dijo...

Vaya y yo sin saber en que precepto legal se amparaban mis alumnos para negarse a leer!

Siempre habrá argumentos para justificar las necedades.

Saludos y un abrazo!!
Armando

Armando Ortiz Valencia dijo...

Iluminador, diría yo, el texto. Voltaire en muchos aspectos era verdaderamente un irónico y cínico.
Gracias por el post.
Saludos

René López Villamar dijo...

Me uno al agradecimiento por el texto. Con todo respeto, yo veo una diferencia entre los cultivadores del texto y los alumnos de Armando. Los primeros tienen prohibido leer y los segundos pueden, pero no lo hacen. Igual si se los prohibieran, como a los primeros...

LeeTamargo dijo...

...¿Pero todavía estamos así? ¿A quién le interesa la ignorancia...?
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Anónimo dijo...

Fue Voltaire el que dijo ""La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

Enhorabuena por tu blog Magda
Canela

Trini dijo...

Magnifico texto Magda, aún en estos tiempos hay quién defiende la ignorancia. De esta forma se avasalla mejor al pueblo...

Besos muchos

Susy dijo...

En cierta ocasión un amigo enseñante en estado de desesperanza me dijo algo así:
"El afán y la necesidad de saber se tiene o no y si no se tiene... nada que hacer".
No se, no puedo llegar a saber de esa certeza pero, de seguro, quien no tiene esa necesidad y afán, no conocen, no se reconocen del todo.

Un abrazo y gracias nuevamente por todo.

Magda dijo...

Canela, que gusto de saludarte, muchas gracias. Un abrazo grande.
________
Trini, querida amiga, siempre me alegra tu visita. Y tienes mucha razón, en estos tiempos existen quienes defienden la ignorancia, hay sistemas que hasta les conviene y la alimentan.

Un gran abrazo para ti

Magda dijo...

Armando, Armando Ortiz, muchas gracias y gusto en saludarlos. Lee, René, un buen fin de semana.

Saludos a todos.

Unda dijo...

Un saludo, celebro tu cambio.

jio dijo...

Estoy con voltaire. Cuando le niego me acuerdo del ingenioso hidalgo cuando paseo por la calle. o del fray gerundio de campazas que también avisa de los mismos peligros. o cadalso que criticaba la erudicción a la violeta...

a los libros hay que atarlos porque tienen el peligro de contar.

un beso escapado de una epístola dieciochesca ilustre magda.

Mary Carmen San Vicente dijo...

Ay Magda, de casualidad que te encontré, pensé que habías cerrado tu blog, estaba alguien preguntando por ti en el tagboard de Humprhey Bloggart, pero mira qué suerte que el bendito ocio de andar navegando en el internet me hizo reencontrarte.

Un besitooooo!

Magda dijo...

Así es querido Jio, a los libros hay que atarlos porque tienen el peligro de contar, no se equivoca Valery cuando señala: "Los libros tienen los mismos enemigos que los hombres: el sol, la humedad, la interperie, el abandono, pero también su contenido" .

Un beso para ti también.

Magda dijo...

Saludos, Susy.
___________
Gracias querida Unda. Ya pronto te escribo.
___________

Mary Carmen, Nacho ya ha venido y quizá no les dijo porque olvidó la dirección.

Muchos saludos.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.