22 de febrero de 2006

Mnemosyne: Mario Praz

Mnemosyne: El Paralelismo entre la literatura y las artes visuales del crítico de arte y literario Mario Praz, uno de los más destacados ensayistas italianos del siglo XX, es un libro excelente. Recorrer sus letras y las imágenes que referencia, es como entrar a un museo teniendo como guía un notable mentor.

Inicia repasando toda la historia de la alianza entre pintura y poesía como artes hermanas, ut pictura poesis, destacando que "cada una de las diferentes artes -las artes plásticas, la literatura, la música- posee su propia evolución, caracterizada por un ritmo y una estructura interna de los elementos que le son propios". A lo largo de su estudio va proponiendo una variedad de ejemplos a través de la obra de escritores y los pintores que las han ilustrado, y viceversa. Este libro es toda una erudita iconología explicativa. Así como nos habla del rechazo de las mímesis como una de las mayores preocupaciones de Picasso, nos ilustra sobre la composición pictórica de los Cantos o de la adopción del encabalgamiento sugerida a Milton por la observación de Tasso sobre el soneto de Della Casa "Questa vita mortal", y mucho más. Sería interminable hacer una reseña que abarcara lo que este libro ofrece y merece, es un estudio muy valioso. Transcribo una pequeñísima parte sobre lo que señala referente a una famosa escena de Madame Bovary:

Si se quiere encontrar un equivalente pictórico entre el famoso viaje en coche de Madame Bovary y el paso de las carrozas en el cuadro de Renoir Les grands boulevards au printemps, hay que examinar la pintura de género del siglo XIX, donde era habitual que se sugiriera una historia mediante una insinuación, un gesto dirigido a la inteligencia o al sentimiento de los observadores. El pasaje describe el momento en que, a mitad del día, en pleno campo, mientras el sol da contra los viejos faroles del coche, una mano desnuda surge de entre las cortinitas de tela amarilla y suelta unos trocitos de papel que revolotean como otras tantas mariposas sobre un campo de rojos tréboles en flor. Este registro impresionista de las manchas de color (los plateados faroles del coche, las cortinitas de tela amarilla, los blancos trocitos de papel, el campo del trébol rojo) y la opresiva melancolía del viaje son rasgos típicos del gusto decimonónico, aficionado a los detalles patéticos capaces de producir un nudo en la garganta. Sin embargo, el espíritu de la descripción de Flaubert nos recuerda más a los pintores victorianos que a los impresionistas franceses. (...) lo que provoca la emoción del lector de Flaubert surge de la sospecha de lo que sucede en el interior del coche.

En mi opinión, para los amantes de la literatura y la pintura este es un libro de cabecera.

17 comentarios:

jio dijo...

decimonónico, impresionista y costumbrista... ¡me ha encantado! lo malo es que ahora tengo libros acumulados que quiero leer. más la lectura diaria (no de webs :P) que tengo obligatoria, no me deja seguir tu recomendación. :(
lo que ahora me voy a coger de "entre lecturas" :P es al genio de larra, hay un par de cosas que me has recordado... y ese lo tengo de cabecera a temporadas. (me encanta el xix ;) )

un beso en tu sitio linda!!!

(bueno, dos besos que te me acumulas un post y te veo un enlace agradecido ;) )

:-*

ana a. dijo...

Habrá que ir a por él inmediatamente. Gracias.

Alma dijo...

Me lo apunto para ir a por él el viernes;)
Cuídat,e bess yun big abra:

Magda dijo...

A mi también me encanta el XIX, Jio, aunque hay cosas que afortunadamente en el 20 se han dejado atrás, como esa visión fatalista y romantica (azucaradísima) en algunas manifestaciones literarias. Pero es fabuloso, sí que sí ;)
_____________
Te encantará, Ana.
_____________
Saludos, Alma.

óscar pita-grandi dijo...

En Perú, el poeta de la generación del 50 y uno de los más queridos vates vivos, Eielson, radicando actualmente en Roma, se refería a sus versos como "poesía escrita". Así mismo incursiona en pintura y escultura, donde su artepoética adopta el lenguaje propio del arte plástico, pero no abandona nunca el misterio ni el lirismo ni el realismo de su obra única. Creo Eielson encaja en el concepto de Mario Praz.

Besos

SALOMON dijo...

Querida Magda: Tendría que nacer y renacer y reencarnar para seguirte el paso literario; pero me anoto en el reto

muralla dijo...

Es todo un placer inmenso retomar tus lecciones, querida Magda,y te agradezco que me permitas hacerlo...
Bicos.

André Ferreira dijo...

"cada una de las diferentes artes -las artes plásticas, la literatura, la música- posee su propia evolución, caracterizada por un ritmo y una estructura interna de los elementos que le son propios". - pero al mismo tiempo la evolucion de las artes es tambien echa en conjunto, al mismo tiempo que la sociedad evoluciona, o al menos cambia.
Estube lejos del ordenador un rato pero puedo ahora leer tus textos que siempre tienen tanto interés.
Besos

Magda dijo...

Óscar, no conozco a Eielson, gracias por presentarlo.
______________

Salomón, muchos saludos.

Magda dijo...

Murallita, las gracias te las doy yo a ti por tu visita. Esta es siempre tu casa. Un abrazo muy grande para ti.

Magda dijo...

André, siempre bienvenido. Me alegra estés ya de regreso.

Santino dijo...

Aparte de lo fructifera que pueda resultar la conversación ente pintura y literatura, que sé que te interesa mucho (y a mí también por cierto), este libro me parece un magnífico complemento para aquellos que sabiendo algo de literatura y poco de pintura quieran iniciarse o profundizar en esta última a través de la palabra escrita.

Un libro así es lo que yo estoy necesitando leer ahora más que otra cosa, pero por desgracia no va a poder ser de momento... ¡me lo apunto! Un saludo.

JoseAngel dijo...

La escenita del coche de caballos me recuerda otra de un anuncio que echaban por la tele aquí hace años. Salía un coche, visto de lejos, parado, al amanecer, con las luces encendidas. (Un dos caballos, por cierto). Y se mecía rítmicamente él solito sin parar, con esa suspensión característica de los Citroën...

Gabriela dijo...

Literatura, pintura, música... las artes siempre van entretejidas, sobre todo por aquello de que comparten un mismo contexto socio-cultural. Unas explican a otras, o una visión de mundo. No conocía este libro, lo buscaré. Besos.

IHB dijo...

Fantastique, saber de tantos libros excelentes es una condena. Pasa a mi lista éste también, ¿cuánto tiempo me queda?

Magda dijo...

Santino, lo genial de este libro, entre muchas cosas más, es que además de "para aquellos que sabiendo algo de literatura y poco de pintura quieran iniciarse o profundizar en esta última a través de la palabra escrita", también es excelente para los que saben mucho de literatura o mucho de pintura, sus referentes, intertextualidades e interdiscusividades, etc., todo es rico. Te gustará, seguro.

Magda dijo...

¿Y en ese anuncio del Citroën, José Ángel, sucedía también algo dentro de él? o_0

;)
_______________

No hay fronteras entre formas de arte, Gabi, definitivamente ;)
_______________

Iván, ¿estará bien hasta julio?
;)

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.