3 de septiembre de 2006

Soldados de Salamina: David Trueba

Ayer en la noche no tenía mucho sueño y me puse a ver la televisión. En el canal once iniciaba Soldados de Salamina, y vaya película, me impresionó mucho. No he leido la novela de Javier Cercas en la que se basa David Trueba para realizar la cinta, pero sin duda toca las emociones, los sentimientos, llega muy dentro. Todos los países hemos pasado por guerras civiles, por revoluciones que no han tenido sentido y sólo han provocado poder, soledad, sufrimiento, vacío y muerte. Un horror.

El fusilamiento de cincuenta prisioneros que tiene lugar en un claro del bosque es una escena estremecedora, no encuentro más palabras para definirla. Desconozco mucho de los personajes, en especial de Rafael Sánchez Mazas, un personaje que puede huir de esta matanza, así que prefiero no ahondar. Por último, sólo quiero comentar que el personaje de Miralles es conmovedor, pero complejo, y para interpretarlo mejor se debe de conocer el contexto histórico.

Una película que me gustó, me hizo pensar en muchas cosas, y reiteró mi rechazo absoluto a todo poder venga de donde venga.

22 comentarios:

corsaria dijo...

Mmmm, primer!! jejje. :D

A mí la peli me gustó más que el libro, cosa rara porque suele pasar más al reves. Aunque quizás influyó que vi primero la peli y claro leer el libro después teniendo las imágenes en la cabeza...

En todo caso al margen de los temas políticos aborda muy bien la problemática de una guerra civil. Aún después del tiempo que ha pasado quedan rescoldos entre la gente que la vivió y es un tema difícil de abordar.

Besos! :)

Magda dijo...

Puedo imaginar que así lo sea, querido Corsario. Y como no, fueron años duros y dificiles. Acá sucede lo mismo, y es que como dice Henry James: "pintar la vida de las gentes no es nada hasta que no se hayan descrito sus percepciones".

Un abrazo grande.

Fernando Sarria dijo...

En este caso he leído el libro y he visto la película, las dos obras me gustaron, cada una por cosas distintas...de todas las maneras en este país de aquí estamos ahora intentando recuperar la memoria histórica porque ya es hora de que no haya ni vencedores ni vencidos, y que no haya todavía muertos enterrados por las cunetas de las carreteras después de más de 60años que acabo, fíjate que en Zaragoza había en la Academia Gral. Militar una estatua de F.Franco (hace ya 30 años que murió) y se armó una tonta cantinela...es difícil restañar todas las heridas. Saludos

Luisa dijo...

Yo creo, sin dudas, que el libro es mejor que la novela. Pero no es culpa de la película, que en general cumple bastante con lo que podía hacerse con un libro como el de Javier Cercas y es buena cinematográficamente hablando. Lo que sucede es que la novela añade dimensiones que dificilmente puede cumplimentar el discurso cinematográfico, sobre todo cuando, como en este caso sucede, la película intenta seguir muy de cerca la novela.
Estoy de acuerdo contigo, Magda, en que la escena del fusilamiento es estremecedora, y también lo es reflexionar sobre lo que tuvo que sentir el falangista Sánchez Mazas al resultar salvo, y luego encontrarse con alguien que tiene su vida en las manos. Por no hablar del soldado que no puede, o no quiere, apretar el gatillo. Toda esa intimidad de los protagonistas que en la novela está muy a flor de piel, yo creo que se pierde un tanto en la película, que se centra más en los aspectos generales del conflicto.
Soldados de Salamina fue uno de esos raros casos en que una novela de hondura alcanza un éxito tremendo de público. Lo cual es muy indicativo de cómo en este país quedan todavía muchas cosas por contar en torno a la historia de la guerra civil y sus consecuencias.

Magda dijo...

Si, Fernando, leí sobre esta estatua en Zaragoza y que recién han quitado. Acá sucedió algo parecido, tuvimos un dictador que se llamó Porfirio Díaz (no tan dictador como Franco, pero dictador al fin) y hay calles con su nombre, y hasta en el Puerto de Veracruz querían hace poco hacer una estatutua de este general y ponerla en una plaza (afortunadamente no lo lograron). Esto sucede siempre entre los seres humanos, pensamos diferente y tenemos perspectivas de las cosas también diferentes y aunque parezca increible hay quienes prefieren o aceptan que un dictador o una dictadura, tiene sus aspectos positivos.

Las heridas son muy dificiles de restañar, así es. Pero hay que intentarlo siempre.

Magda dijo...

Si Luisa, puedo imaginar que aun faltan muchas cosas que contar sobre este momento duro. A veces es el dolor que todavía no cierra totalmente para poder hablar del tema con objetividad, al menos a mi me sucede, de las cosas que duelen mejor callar hasta que se puedan expresar con más facilidad.

Esta película me recordó mucho a mi abuelo y el exilio, la llegada a México de tantos españoles, en fin, una película que se adentra en el corazón.

Arrebatos dijo...

Es una novela que se lee de un tirón. Javier Cercas escribe con un lenguaje directo, fluido y sin florituras, pero no pobre. Es un estilo quizás muy periodístico, pero eficaz.
En sus páginas hay emoción, dolor, alegrías, humor... y una tensión narrativa en un crescendo extraordinario hasta el final. Escrito en primera persona, con esa tan particular mezcla entre realidad y ficción (que más de una ampolla levantó en España, por tratar un tema todavía muy sensible) que tanto ayuda a dar credibilidad al relato, es remarcable la aparición como personaje de Roberto Bolaño -gran amigo de Cercas-, en una charla en casa del chileno con el protagonista -alter ego de Cercas- que resultará vital para el desarrollo de la trama.
Sin duda, una novela muy recomendable Magda.

PD: Por si alguien no conoce a Cercas, aquí tiene un botón de muestra: Aquí

Natalia Book dijo...

¡¡Lo siento!! El libro me parece una gran obra, de los mejor publicado es España en los últimos tiempos. Altamente recomendado.
Pero la película (lo siento de nuevo, pero es mi opinión y la vida es así) me parece bastante malilla. Creo que Ariadna Gil sobreactúa bastante. Cuando la veo en la universidad preguntando a sus alumnos que es un héroe no me creo nada de su papel.
Además, en este caso especial, me parece que el hecho de cambiar el personaje masculino de la novela por uno femenino le resta credibilidad. Creo que la relación del protagonista con la pitonisa es muy importante y con la chica de protagonista pierde toda esa fuerza. ¿Acaso David Trueba sólo quería colocar a su mujercita?
Un saludo. Y perdón si alguien no está de acuerdo. Pero así es el arte. ¿Subjetivo?

Magda dijo...

Más bien creo, Natalia, que asi son las interpretaciones, no el arte: subjetivas, particulares, y esto es interesante, se conocen varios puntos de vista sobre una obra. Asi que gracias por tu comentario.

PLBello dijo...

La última parte, que conecta lo que le sucede al anonimo miliciano una vez pasa a Francia con el viejo Miralles, está mejor desarrollada en la novela.
Trueba el menor no llega a contra gran cosa sobre los campos de concentración en la frontera, el enganche en la Legión Extranjera ni la travesía por el Sahara que consigue dar la vuelta a esa frase fascista que se repite una y otra vez a lo largo del libro "a veces el destino de la civilización depende de un pelotón de soldados". El tono de Cercas es incluso más desencantado, más acido. La pélicula diría que es más blanda, dotada de una sensiblería que se lleva demasiado en el cine español actual, aunque la adaptación en general es solvente. Recomendaría la lectura de la novela sin duda.

Magda dijo...

PL, muchas gracias, leeré la novela para percibir mejor el sentido de la obra.

palimp dijo...

El libro lo comenté aquí:

http://lepisma.liblit.com/?p=375

Me encantó y emocionó. La película la tengo pendiente de ver.

Miguel Sanfeliu dijo...

La película me pareció muy interesante.
No debes dejar de leer el libro.
A mí me gustaron ambos.
Un saludo.

Memphis Blues dijo...

Conocí a Cercas con Soldados de Salamina. La película mepareció un tostón y pretenciosa, pero el libro es maravilloso. Aquí en España el libro le trajo a Cercas una gran popularidad y se esperó su siguiente libro con gran expectación. Aunque para mucha crítica no es lo que se esperaba (pero a veces la crítica te encumbra para pasar luego a vapulearte) a mi me parece otro buen libro. Incluso el propio Cercas se ríe de su éxito y es un gran libro para los fans de Bob Dylan, ya que la historia está muy relacionada con una frase de una canción de Bob: "Quién no está ocupado en vivir está ocupado en morir", sacada de "It's all right, Ma. I'm only bleeding". Os recomiendo su lectura tras Soldados de Salamina.Un saludo

Magda dijo...

Palimp, gracias por la referencia, leeré de inmediato tu reseña.

La película es muy emotiva, crei que Trueba intentó plasmar los sentimientos que cruzaban en esos momentos. Son dos discursos, el cinematográfico y el narrativo, totalmente diferentes, por ello creo que debemos hacer esta diferencia e intentar no compararlos ya que son dos discursos diferentes, y lo que los une es el tema, tratado desde dos ángulos artísticos diferentes.

Ojalá veas la cinta, Palimp, el personaje de Miralles me conmovió mucho, sobre todo cuando, ya anciano, pide un abrazo y dice que hace tiempo que no abraza a ningun ser humano, se oprime el pecho.

Magda dijo...

Así lo haré, Miguel, Memphis, leeré la novela, tengo mucho interés de hacerlo.

ana a. dijo...

A Javier Cercas le gustó mucho la película, lo que no siempre pasa con los autores y las adaptaciones cinematográficas de sus novelas. A mí el libro me gustó, y la película también. Me parece que los cambios añaden aspectos interesantes y no merman la intensidad del tema y la trama principales. Las miradas del soldado son de antología para la historia del cine. Me parece. Besitos, Magda.

Gatito viejo dijo...

Leí el libro y vi la película y quedé muy satisfecha con ambos. Una muestra del buen saber hacer en dos medios distintos.
Un saludo

Mónica dijo...

Ciao Magda,

Estoy con Luisa, el libro me gustó mucho más que la película (que habitual suele ser esto) pero el film es bueno. Me gusta porque enfoca una época horrible de España desde una perspectiva muy diferente a como estamos acostumbrados.

Besos,

Mónica

nacho dijo...

Son dos cosas distintas... el libro no daba para película, por eso el narrador cambió de sexo que parece convexo, la película gira en torno al narrador, mientras que en el libro el narrador privilegia la trama... me gustaron ambos, cada uno en su género (me refiero a la película y el libro, no a los narradores, je.) Un beso.
nacho mondaca

La navaja en el ojo dijo...

He llegado aquí por un comentario que dejaste en mi blog. Me ha gustado mucho el tuyo.

Ya me habían hablado bien de 'Soldados de Salamina' y aún no la he visto, pero ya con tu recomendación, seguro que me animo.

Un saludo,

Magda dijo...

Nacho, asi es, como comento arriba son dos discursos diferentes: uno el cinematográfico y otro el narrativo literari, esto los hace en forma y expresión diferentes, aunque manejen el mismo tema.

Un abrazo para ti.
_________

Navaja, es verdad, ahora que recuerdo te visité hace ya mucho tiempo, por lo de el oro para España. Muchos saludos, bienvenido a este espacio.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.