2 de septiembre de 2006

Lo bello y lo triste: Kawabata

Yasunari Kawabata, Lo bello y lo triste (Barcelona: Emecé, 2005)

Lo bello y lo triste ha sido una novela que me agradó, sí, pero para mi gusto no se compara a Mil grullas o a La casa de las bellas durmientes. Los personajes de Lo bello y lo triste me parecieron un tanto insulsos, pueriles. Oki Taichiro es el hijo de Oki Toshio, un escritor de gran prestigio y de Oki Fumiko, una persona que se entera de las infidelidades del su esposo y las pasa de largo (aunque se lo recrimina constantemente al escritor) a pesar de ser muy celosa, sobre todo de Ueno Otoko, una mujer de la que Oki Toshio se enamora, ella tiene sólo dieciséis años cuando todo esto sucede. Tiene una hija con ella pero la niña muere, situación que casi vuelve loca a Otoko. Oki la abandona puesto que es casado (y mucho mayor que ella). Al pasar los años Otoko se cambia de ciudad y se convierte en una célebre pintora. Oki Toshio escribe una novela titulada Una chica de dieciséis en la que cuenta su romance con Otoko, un relato que le da mucha fama.

Otro personaje es Sakami Keiko, una estudiante de pintura que vive con Otoko a quien admira mucho. Es una chica de veinte años que posee una belleza deslumbrante. Según expresa, quiere vengar a Otoko y por este motivo seduce tanto a Oki Toshio como a Oki Taichiro, circunstancia que genera una tragedia.

Tiene descripciones eróticas bonitas, pero no cautivadoras. Por ejemplo, se describe con morosidad como el pezón derecho de Keiko es sólo para que lo acaricie el padre y el izquierdo para el hijo, ella no se deja tocar el derecho por el hijo ni el izquierdo por el padre. De igual forma, no se si sea la traducción, dice cosas que me parece dificil vengan de Kawabata, al menos del Kawabata de Mil grullas o de La casa de las bellas durmientes, por ejemplo: "-El hombre es la medicina que da vida a la mujer! Todas las mujeres tienen que consumirla -¿Aun cuando se trate de veneno? -Aun así".

Las referencias al arte son excelentes, así como las descripciones de los paisajes y a las tradiciones japonesas. Al terminar de leerla me quedé pensando en que tal vez el tema de la novela no es la historia de amor que se narra, sino dejar claro la relación del arte con la vida.

16 comentarios:

Dulx dijo...

A mí me gustan las descripciones en esa novela, te deja con la sensación de que estuviste en un lugar exquisito, delicado, bellísimo. La disfruté mucho. Claro, no es su mejor novela. Muy buena reseña.

Dilaca dijo...

Cuentas con la ventaja de que los libros te llegan primero a tí. Tus artículosd me sirven para guiar mi elección A veces desobedezco tus palabras y luego de la lectura, termino dándote la razón...¿Me pasará lo mismo con este?
Ya bajo a leer sobre la presentación del libro.

Purificación Ávila. dijo...

Por supuesto, el título ya parece que adelanta que lo bello se antepone a lo triste.
Seguramente tengas razón y el autor quiso reverenciar el Arte.

¿Puede una traducción cambiar los matices y la intención de un texto? No debe, pero al usar la historia de amor como trasfondo, Kawabata puede usar ese machismo sin darle importancia. Estoy reflexionando a la par que escribo.Quien tradujo pudo no entender el sentido que los orientales le dan a la mujer y al sexo.(Es mi modesta opinión)

Tendré en cuenta que es mejor novela La casa de las bellas durmientes, Magda, gracias por contarnos de qué va el libro.
Buen sábado. Un abrazo. Puri.

Miguel Sanfeliu dijo...

Kawabata es otra de mis asignaturas pendientes. Tengo este libro en el montón de lecturas "en espera", un montón cada vez más alto, ¿terminará cayéndome encima?
Saludos.

Trini dijo...

Hace tiempo que leí esta novela, recientemente quise releerla, pero al ser una edición de bolsillo la letra es superpequeña u hube de desistir en la lectura. Tendré que udar gafas a este paso...

Un abrazo Magda, espero que estés bien.
Besos

Luisa dijo...

Tengo que reconocer que la mentalidad oriental y yo estamos un poco reñidas. De Kawabata sólo he leído La casa de las bellas durmientes. Me gustó, sí, creo que sobre todo la manera en que el lenguaje se acerca a las cosas. Hay algo que nunca acabo de entender, o por lo menos eso me parece. Tengo la sensación que en los escritores japoneses siempre hay demasiada "esquizofrenia", no sé.

Magda dijo...

Es verdad, Luisa, en ocasiones leer a los escritores japoneses da la sensación de que existe "esquizofrenia" o, tal vez, mucha tristeza, desencanto, dolor por la existencia y el tema del suicidio (en esta novela hace muchas referencias al suicidio) y a la vez una descripción de las atmósferas bellisima: paisajes, ciudades, naturaleza. Por ejemplo, recuerdo que en 'Confesiones de una máscara' de Mishima, la desesperación y angustia del personaje te puebla de tristeza. En la misma 'La casa de las bellas durmientes' (una novela bellísima junto a 'Mil grullas') sentimos esa soledad que abarca al personaje y que lo lleva a actitudes que podemos calificar de muy desoladoras. Quizá nos es dificil comprender su cultura, su forma de ver el mundo, a pesar de que Kawabata tiene toques importantes de occidentalismo, por llamarle de alguna manera.

Kawabata es un gran escritor, por supuesto, y me gusta mucho, pero en esta novela me desencantó un poco, aunque es buena novela.

Que tengas un buen fin de semana.

Magda dijo...

Puri, creo que una traducción si no es buena sí cambia la intención de un texto. Esta traducción es de Nélida M. de Machain, y la verdad no se si algunos fragmentos que considero "bobos" (me permito semejante interpretación nada académica), se deben a una traducción fallida, no lo se. Pero hay cosas demasiado pueriles.

El machismo sí es transparente, pero esta calificación la damos desde nuestra perspectiva del siglo XX y con un punto de vista occidental. La novela fue escrita en 1961, esto nos ayuda a entender muchas cosas: la mujer y el hombre no tenían papeles igualitarios y si en el llamado occidente no los tenía (y en muchos lugares del mundo aun no los tiene a pesar de haber pasado más de medio siglo de la publicación de esta novela), menos en oriente dado las creencias no solo ideológicas, sino religiosas. Se dicen cosas como cuando Keiko dice:

"-Las mujeres son dignas de compasión, ¿no te parece, Otoko?
Un joven jamás se enamoraría de una mujer de sesenta años; pero, a veces, muchachas adolescentes se enamoran de hombres cincuentones o sesentones ¿No estoy en lo cierto?"

Y esto pudiera aplicarse en el 2006, creo que se podría escuchar el mismo segmentos en voz de alguien.

Buen sábado para ti también.

Arevalo dijo...

"Lo bello y lo triste" es una novela de las que llaman sicológicas (lo que escribió Tolstoi, Dostoievski o Chejov, es etiquetado igual).
De la calidad de Kawabata no puedo decir nada, porque...no lo he leído; pero puedo deducir, gracias a tu reseña, que en "Lo bello..." , si quitaras los detalles que dices que el autor describe, la obra de este se convertiría en un refrito de guión de telenovela barata.

Fernando Sarria dijo...

Hola Magda, yo sólo he leído "La casa de las bellas durmientes" y sí, tiene una dulzura en el lenguaje que es casi como una prosa poética, la soledad y la melancolía lo impregna todo, pero debe ser parte de la manera de ver la vida de Y.Kawabata ya que acabo con su vida de una manera muy japonesa y se suicidó, también hay que ver su infancia, a los pocos años era huerfano de padres y hermanos, esto le pudo marcar su obra.. Un saludo

Francisco Ortiz dijo...

Mundos, costumbres por conocer, interesantes, diferentes.

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Como tú, pienso que muy inferior a La casa de las bellas durmientes, sin dudarlo una de las novelas más bellas que he leído nunca. La leí con dieciocho y me dejó verdaderamente marcado. Recuerdo una época en que no me la quitaba de la cabeza, hasta el punto de escribir un relato "español" a esa manera "japonesa" tan fría pero tan intensa e incisiva.

elbucaro dijo...

Me gustó lo bello y lo triste, pero tomo nota de "la casa de las bellas durmientes". Un besote.

Magda dijo...

Sí, Fernando, definitivamente la vida de Kawabata debió de influir mucho en todo lo que realizó. Igual sucedió con Mishima (por cierto, la correspondencia entre los dos es estupenda, el maestro y el alumno, que es otro maestro de las letras japonesas).

Que fuertes sus vidas, y qué duras.

Magda dijo...

Muchas gracias a todos/as por sus comentarios.

Que tengan un domingo placentero.

Rosa Silverio dijo...

Me encanta Kawabata. Gracias a él descubrí el poder de la literatura japonesa. Leí este libro y quedé fascinada con el autor. Desde entonces siempre busco sus libros.

Qué bueno que compartas con el resto de tus lectores tus impresiones sobre Lo bello y lo triste.

Abrazos,

Ro

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.