2 de noviembre de 2006

Dostoyevski por André Gide

Hace unos días fuí a una librería de viejo y encontré un libro que reúne a dos grandes autores: André Gide y Dostoyevski. Se trata de Dostoyevski por André Gide. Artículos y charlas, Trad. de Nicole Vaïsse y Octavio Torija (México: Universidad Autónoma de Tlaxcala, 1987).

Gide nos aclara al inicio que no es de la obra completa del escritor ruso de la que hablará en este libro, sino de su último libro publicado por el Mercure de France en febrero de 1908, la Correspondencia. En aquellos momentos la figura de Tolstoi era enorme, y detrás de "este gigante reaparece y crece Dostoyevski": "Es él, la cima aún semioculta, es él y no Tolstoi a quien es necesario nombrar junto a Ibsen y a Nietzsche; tan grande como ellos y quizá el más importante de los tres". Quince años antes, un tal señor Vogüe, "quien tuvo la nobleza de aportar a Francia en la bandeja de plata de su elocuencia las llaves de hierro de la literatura rusa", pide disculpas al lector y reconocía, al llegar a Dostoyevski, que "lo invadía la desesperación al tratar de explicar aquel mundo al nuestro". Vogüe, prevenía al lector, "-quien forzosamente debía confiar en su palabra, pues en esa época aun casi nada se había traducido-", que con Crimen y castigo "el talento de Dostoyevski había terminado de crecer; que daría grandes aletazos pero girando en un círculo de niebla, en un cielo cada vez más convulso", no hablaba ni de El eterno marido ("que el fino letrado Marcel Schwob consideraba la obra maestra de Dostoyevski") ni de los Apuntes del subsuelo y escribía:

No he hablado de una novela titulada El adolescente, muy inferior a sus mayores. Tampoco me detendré en Los hermanos Karamazov; según opinión general, muy pocos rusos han tenido el valor de leer hasta el final esta interminable historia. Mi deber tendría que limitarse a llamar la atención sobre el escritor, célebre allá y casi desconocido aquí, a señalar en su obra las tres partes (?) que mejor muestran los distintos aspectos de su talento: son Pobres gentes, Memoria de la casa de los muertos, Crimen y castigo.

A todo esto señala Gide que no sabemos muy bien qué debe prevalecer aquí, "si el reconocimiento, porque, es cierto, fue el primero en hablarnos de él, -o la irritación porque nos presenta, y parecería que a regañadientes, a través de su evidente buena voluntad, una imagen deplorablemente reducida, incompleta y por eso mismo falseada de ese extraordinario genio; queda la duda, si el autor de la Novela rusa ayudó a Dostoyevski a llamar la atención sobre él, o lo perjudicó al limitar esta atención a tres de sus libros, ciertamente admirables ya, pero no de los más significativos y será precisamente a partir de ellos que nuestra admiración se desarrollará plenamente. Tal vez, en efecto, para una inteligencia frívola, Dostoyevski no es fácil de retener o penetrar a la primera lectura". Apunta Vogüe:

No brinda descanso, cansa, como los caballos de pura sangre constantemente activos; añádale usted la necesidad de ubicarse... resulta para el lector un esfuerzo de atención... un cansancio moral..."

Y Gide, entre sorprendido y molesto, expresa: "La gente de mundo, hace treinta años, decía lo mismo de los últimos cuartetos de Beethoven ("Lo que se entiende demasiado rápidamente, no dura mucho", dice Dostoyevski en una de sus cartas)".

En este libro, muy recomendable, leemos las causas sutiles que el escritor francés encuentra de todo esto, y lo hace a través del estudio de la correspondencia del escritor ruso. Es un estudio profundo tanto del escritor como de su obra, y nada más y nada menos que en palabras de André Gide.
_____________

La escritora uruguaya Claudia Amengual ganó el "Premio Sor Juana Inés de la Cruz de Literatura" por su novela Desde las cenizas, según el fallo dado a conocer hoy en Guadalajara, México.

16 comentarios:

Ruthita dijo...

Tu blog sigue siendo muy interesante, y muy elevado -- leerlo es muuuuuy bueno para practicar. Miré también a tu vínculo "Narrativas." Ojalá que, algún día pueda leer tus artículos sin correr hasta el diccionario tanto!!

un abrazote!

Oscar Pita-Grandi dijo...

Vaya joyas de las que uno se hace con tan sólo andar por las de viejo... yo tengo algo parecido, también conseguida en una de viejo, pero de Thomas Mann.
Besos.

Magda dijo...

Ruth, qué gusto verte por aquí ¿cómo has estado? Ya no he tenido tiempo de pasar por tu blog, pero siempre te recuerdo con mucho cariño.

Gracias por tus palabras. Un abrazo para ti y un beso para tu mami que deseo esté muy bien.

Ya debe de estar haciendo mucho frio en Canadá ¿verdad?

Magda dijo...

Óscar ¿y lo escribe también Gide?

Luisa dijo...

¡Qué bueno este libro, Magda, que une dos escritores cuya estética, para mi, es tan diversa! Gide siempre me ha parecido un apolíneo y un sabio, de prosa exquisita. Me arrastra más, no obstante, Dostoyevski, con todos sus mundos paralelos y de lectura tan exigente, cierto, cierto, sin concesiones. Lo que me atrae del libro que citas, además del objeto en sí, es el juicio de alguién tan cercano al objeto de juicio. Eso siempre es un valor añadido que en la distancia de la historia se pierde a menudo de vista.
Un besote.

JoseAngel dijo...

Un Jackson Pollock tan caro... mejor pintarlo que comprarlo. A menos que lo vayas a revender, claro.

Klaus dijo...

La nueva maqueta me gusta más que la anterior, pero si la letra sigue disminuyendo de tamaño va a hacer falta una lupa para leer. La que hay ahora ya resulta dificultosa.

Magda dijo...

Si Luisa, es un libro para leer con una jarra de café al lado, para no pararse a nada y quite tiempo. Además es un libro escrito con objetividad y, a la vez, sentimiento. Gide cuenta una anécdota de un momento en el que Dostoyevski se encuentra con una centenaria cuando pasaba por la calle y la ve sentada en un banco. Le habla y luego se va. Pero por la noche, despues de trabajar, vuelve a pensar en la anciana, la imagina junto a su familia, y hasta imagina las palabras que éstos le dirigen. Es bellisimo.

Si, dos escritores con estéticas diferentes, dos grandes.

Un abrazo.

Magda dijo...

Que bueno que te gusta la maqueta, Klaus. La dejaré un tiempo, la gris me gusta mucho, pero me aburre a veces. Cuando me aburra esta regresaré a la gris.

Sí, a mi también la letra me parece muy pequeña, pero así está establecida en esta plantilla, veré si puedo agrandarla.

Lo que no me gusta de esta plantilla es que pone mayúsculas y minúsculas descriminadamente, basta ver arriba, en el título.

aperezmorte dijo...

¡Qué suerte encontrar un libro tan maravilloso! Seguro que te alegró el día. ¡Espero que tuviese la letra un poco más grande que la de tu nueva plantilla! ¡Estoy perdiendo vista y me dejo los ojos en la pantalla! ¡Un beso!

Olvido dijo...

Hola Magda,me gusta mucho como ha quedado la biblioteca;-)
¡Bueno hallazgo!
Un saludo

Magda dijo...

Querido Antonio, le busqué y le busqué a la plantilla y ya le aumenté los px, tenía 12 igual que la otra, pero quizá la letra es otra. Le aumenté los px a 13, porque a 14 no se pudo, todo se bajaba. Algo es algo, y si se ve un poco más grande. Estaba muy pequeña.

_______

Gracias Olvido, me da gusto. Muchos saludos

Fernando dijo...

Sólo voy a decir que cuando tenía diez o doce años me leía los maestros rusos, un libro tipo biblia que mi hermano mayor había encargado al Circulo de Lectores y allí estaban todos (tuve un gran encuentro con la literatura)...y segundo , me gusta tu pagina, me parece que las "tuneado" bien, lo único por los botones , pero...un beso ENORME.

Magda dijo...

Que bueno que te ha gustado, Fernando, gracias. Tarde o temprano regresaré a la gris, solo es un tiempo porque soy de las que se aburre con la misma cara todos los días. La plantilla gris me gusta mucho.

Los botones no los pongo porque la columna se hace larguísima, pero también pienso como tu que se ven bonitos. Verás que un día de estos los ves por aqui.

Lo que no me gusta de esta plantilla es el uso que hace, en los títulos y subtítulos, de las mayúsculas, mira arriba, en el título (la leyenda), y aqui mismo, en los titulos de las apostillas, las palabras las pone en mayúsculas aunque yo las ponga en minúsculas. Demasiado sajon la cosa, no me gusta esta forma de escribir, pero no puedo remediarlo, lo da asi la plantilla y no hay forma de cambiarlo.

Olvido dijo...

Como ves Magda, me he hecho un lío tremendo con los post e incluso con los nombres de los autores. Por supuesto me refería a Dostoyevski.
No he leído ‘El eterno marido’ pero si lo dice Marcel Schwob, me fío.
Eres tan prolífica!.;-) y tan a conciencia que no me da tiempo
Gracias y un saludo

Magda dijo...

No te preocupes, Olvido, a todos nos ha sucedido alguna vez. Muchos saludos para ti.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.