12 de febrero de 2007

Carteles del recuerdo

Josep Renau nació en Valencia en 1907. Estudia Bellas Artes en Valencia entre 1919 y 1925. Se dedica al cartel publicitario y en los años 30 trabaja para revistas como Estudios, Taula de Lletres Valencianes, Cuadernos de Cultura. En 1931 se afilia al Partido Cumunista de España y funda la Unión de Escritores y Artistas Proletarios en 1932 y la revista Nueva Cultura, la cual tiene vida entre 1935 y 1937. Durante la guerra antifascista realiza carteles de propaganda a favor de la República Española. En 1936 es director general de Bellas Artes, presidente del Consejo Español del Teatro y director de propaganda gráfica del Comisariado General del Estado Mayor Central.

Se le encomienda la tarea de salvaguardar el patrimonio artístico nacional durante la Guerra Civil. Con motivo de la realización del Pabellón de España en la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de París, en 1937, encarga a Picasso la realización del Guernica. En Enero de 1939, junto con otros miles de personas, tiene que cruzar la frontera hacia Francia, al ser tomada Barcelona por las tropas fascistas.

Es internado en el campo de refugiados d'Argelers y consigue un visado para México en Mayo de 1939. En este país trabaja para revistas españolas en el exilio. Al tiempo que colabora con David Alfaro Siqueiros. Produce también obras propias como los murales del Casino de la selva de la ciudad mexicana de Cuernavaca. Deja México en 1958 para instalarse en Berlín Oriental (República Democrática Alemana ) donde sigue su trabajo, realizando murales y fotomontajes ( de esta época son Fata Morgana USA - 1967 y The american way of life - 1977 ). En 1978 lega su obra a la Función Josep Renal. Muere en Berlin en 1982.

Tiene varios carteles de películas realizadas en México en 1953, durante su estancia en este país por veinte años, como el del film Casa de muñecas, basado en la novela de Henrik Ibsen.

5 comentarios:

Antonia Romero dijo...

Me encantan los carteles antiguos, especialmente los de cine, pero en general todos. Josep Renau, tuvo suerte de poder llegar a Mexico.

Un saludo

Chema dijo...

México es hoy el paraíso del cartelismo!

El violinista celest dijo...

Hola Magda! Veo que has restablecido los comentarios, quizá no se han marchado nunca y a mi se me ocultaban. En todo caso ya estan aquí y puedo decirte que cada día resulta más atractiva tu página. Ya da por si misma para un rato de lectura ilusionante y, si tardas más de la cuenta en regresar, se te amontonan los temas y el placer se multiplica.
Viví muchos años en Valencia y allí Renau és un icono como intelectual y como artista. Por desgracia, cuestiones políticas siempre han impedido un mayor reconocimiento.
El papel de Mexico como centro de acogida de artistas, su actitud y los resultados que trajo, siempre me han parecido admirables. Mi agradecimiento por tanto desde Catalunya, aunque haya pasado demasiado tiempo y todos parezcan haberlo olvidado.

Magda dijo...

Querido Chema, siempre con mucha alegría de saludarte.

Sí, en México se hace buen cartel, hay muchos artistas dedicados a este género que en lo personal me es muy significativo. Hace unos días, buscando algo para poner aqui en casa, fui a una plaza adonde hay una galería que vende carteles y cuadros, y no te imaginas cuantas maravillas de artistas mexicanos y extranjeros. Me gustaría tener una galería para mi solita. Creo que si hubiera nacido millonaria hubiera sido coleccionista de carteles y cuadros, y te aseguro que tendría todos los que pudiera de la mano artista de Chema Lera.

Magda dijo...

Xulio, no se te ocultaban los comentarios, hace días los cerré un poco porque tenia demasiado trabajo y se estaba dando el proceso de cambio a la nueva versión de blogger y ello no me dejaba hacer muchas cosas, parece que el cambio tuvo que llevar su irse estableciendo poco a poco. Pero ya ha quedado totalmente bien, y estoy contenta con esta nueva versión, es más simplificada.

Es verdad, muchos españoles vinieron a México y muchos se quedaron por estos lares y otros regresaron, lo maravilloso del arte es que no tiene fronteras. La globalización cultural es maravillosa.

Que pena que por cuestiones políticas este artista no tenga en Valencia un reconocimiento a la altura de su arte, aquí en México sí que lo tiene, hizo bellezas. Hay carteles de cine que llevan su mano y son una joya.

Un abrazo, Xulio.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.