12 de febrero de 2010

La literatura y la moda

Traer un vestido "a la Sándor Márai", sería excelente. Pero también a la Imre Kertész, a la Juan Rulfo, a la André Gide o a la Petrovic.

La exposición "Diseñadores dialogan con la literatura" es el resultado creativo de las creaciones realizadas por veinte diseñadores de Hungría, España y Bélgica a partir de otros tantos textos de escritores y poetas húngaros, españoles y belgas. Ellos son los encargados de vestir la prosa y la poesía de otros tantos escritores en lo que es una iniciativa que va más allá de la moda y la literatura, ya que es un claro ejemplo del diálogo entre las artes que define la sociedad actual.

En el caso de la literatura en castellano, la experiencia se nutre no sólo de autores españoles, sino de ilustres escritores hispanoamericanos premiados con las más altas distinciones de las letras hispanas, como es el caso de de Juan Gelman, Álvaro Mutis, Carlos Fuentes o García Márquez.

María Zambrano, Miguel Delibes, José Ángel Valente, Antonio Gamoneda o Carmen Martín Gaite, son algunos de los referentes españoles incluidos en la muestra. Las letras húngaras y belgas, por su parte, también encuentran justo eco a partir de las recreaciones de los textos de Sándor Márai y Hugo Claus, respectivamente. En todos los casos, la selección de las obras ha considerado los distintos géneros literarios (prosa, poesía, ensayo), aunque la inclusión de Cien años de soledad obedezca al explícito homenaje que los organizadores de la muestra quieren rendir a esta obra de Gabriel García Márquez.

"Vestir un poema, un personaje, la magia del momento impreciso que sólo la literatura permite; eso es "Diseñadores dialogan con la literatura". Y por encima de todo -o a la par-, el vestido que nace de la inspiración directa del fragmento literario. Todas son pautas para el disfrute, para el goce de una exposición que se transforma en modelo de diálogo intercultural, una torre de babel para los sentidos”.

Relación de diseñadores y escritores

14 comentarios:

Magda Díaz y Morales dijo...

Me parece que ya no saben qué hacer para vender.

desequilibros dijo...

La idea es curiosa, pero me chirría un poco.
Y contentos porque la literatura ha encontrado un hueco entre la burocracia europea.

Isabel dijo...

¿Y si ahora se interesan más por las palabras personas que "parecen" que lo saben todo?

Fernando dijo...

En mi opinión, cosas bastante peores se ven por ahí con la excusa de la literatura. Quizá porque me gusta (con reservas) la moda, la verdadera, como creación.
Abrazos, Magda.

carmen dijo...

Magda ,de una u otra forma ,es cultura.
Más vale así que nada.
Saludicos.

moderato_Dos_josef dijo...

Bienvenidas todas las ideas; sean aceptables o menos. Así es como se abren nuevos caminos.
Un abrazo.

Magda Díaz y Morales dijo...

* Rafael, la idea se presta a varias interpretaciones. Una de ellas, me parece, es la de publicitarse, y también ganar dinero, por parte de los diseñadores. Para saber si solo es esto...

* Isabel, hay cada cosa con objetivos tan sorprendentes, que quien sabe.

* Fernando, eso si, hay cosas peores. Esto es, al menos, gracioso. Sin embargo, creo que la literatura solo fue un medio muy útil para lograr otros fines.
A mi también me gusta la moda.

Magda Díaz y Morales dijo...

* Carmen, todo lo que el ser humano hace, es cultura. Esto es un manejo publicitario simpático, eso si.Pero lo que costarán los vestiditos ¿Qué pensaría, por dar un ejemplo, Sandor Márai al respecto?

* Josef, no se, a mi no me acaba de parecer una idea realmente con un valor literario, pero sí muy comercial.

Froiliuba dijo...

Bueno creo que en el museo del traje de Madrid quedará perfecta esta muestra, intentaré verla y entenderla cuando la pongana quí,

Siempre recordaré como fabulosa la escena de Lo que el viento se llevó donde describen ese magnífico traje de scarlata y el asombro que me produjo comporbar que era exacto en la pelicula.

Arevalo dijo...

Estoy seguro que a todas las damas les encanta este tipo de manifestaciones culturales.

PERI LOPE dijo...

Hola a todos.

Echo de menos a Agota Kristof. Será que nunca estuvo de moda...

encuentrocomentario dijo...

me encantan los encadenamientos creativos, las transposiciones estéticas. La moda es también arte.Y que se una la imaginación en un punto donde convergen literatura y moda me da placer.

Valeria dijo...

mnnnn...amo la moda: Que bueno estaría un conjuntito inspirado en Irene Nemirovsky, Colette o Simone de Beavouir!!!!!!!

Magda Díaz y Morales dijo...

Muchas gracias por su visita y comentarios.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.