15 de mayo de 2010

De Leonardo Sciascia

"Anoche, mientras estaba de paseo, vi una luciérnaga en la hendidura de un muro. Hace por lo menos cuarenta años que no las veía por estos campos: mi primera sensación fue que se trataba de una saltadura del revoque con el que se habían amurado las piedras o de una escama de espejo; y que la luz de la luna, como un bordado entre las ramas, provocaba esos reflejos verdosos [...]

Se trataba realmente de una luciérnaga en la hendidura del muro. Sentí una alegría inmensa. Como si fuese doble. Y además, desdoblada. La alegría de un tiempo recobrado –la infancia, los recuerdos, este mismo sitio ahora silencioso, lleno de voces y de juegos– y de un tiempo para encontrar, para inventar".

De Leonardo Sciascia
(A través de Mauricio Montiel).

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.