13 de septiembre de 2012

Dios - dios

"Dios – dios"

La escritura de la palabra "dios" presenta varios problemas tanto filosóficos como ortográficos. Para empezar, la palabra "dios" es sinónimo de "divinidad". Cuando la empleamos en este sentido, siempre debe escribirse con minúscula: “Ningún dios va a impedir que yo haga lo que me place”.

Aquí el redactor no se refiere al dios bíblico, ese que, en el principio, creó el cielo y la tierra. Es decir, no se refiere a Dios. Este, con mayúscula, es un dios que se llama Dios. En otras palabras, es una divinidad que tiene, como nombre propio, Dios.

La mayoría de los dioses tienen nombre propio que no sea Dios, como Quetzalcóatl, Zeus, Shiva, Thor… Y para escribir estos nombres propios con mayúscula, no es necesario creer en su divinidad sino reconocer, simplemente, que son sus nombres. Así, el que uno sea ateo no lo autoriza a escribir “No creo en dios”. Debería redactar algo así como: “No creo en Dios (porque no existe)”.

De manera parecida, no hace falta que uno sea musulmán para escribir, con mayúscula, Alá, nombre propio que significa… "Dios", solo que en árabe. Cuando los judíos y cristianos de habla árabe se refieren a Dios, también lo hacen mediante la palabra "Alá". Recordemos que nuestro ojalá* (in-sha-alá) significa “Quiera Dios que…”, de modo que el Alá lo traemos en la sangre, por muy ateos, agnósticos o remisos que pudiéramos ser.

Fuente | Redacción sin dolor/Facebook

1 comentarios:

Uitzilo dijo...

Gracias, ya me quedó claro el uso de la mayúscula en esa palabra.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.