11 de agosto de 2005

Un amor: Dino Buzzati

Durante las primeras páginas de Un amor de Dino Buzzati, me vino a la mente la posibilidad de que García Márquez hubiese "copiado" el tema en su Memoria de mis putas tristes (un hombre mayor -aunque el de esta novela tiene 49 años, no es un anciano- enamorado de una prostituta muy joven), hablo solamente del tema, jamás de la manera de escribir, por supuesto (García Márquez no me gusta, salvo su Cien años de soledad ¿es de él?). Un amor toca lo sublime, la paradoja, las contradicciones, pero también los favores del amor. Me gustó especialmente lo que piensa Antonio, el protagonista, esas elucubraciones que hace reflexionando en lo que será o no será, en si pasará o no pasará, aunadas a su desesperación profundamente emotiva y a esa avasalladora pasión por Laide, la joven prostituta:

"¿Sabes lo que soy?", le dijo [...]. "Soy una nube. Soy un rayo. Soy un arco iris. Soy una niña deliciosa".
Estaba desnuda, arrodillada en la cama, abierta delante de él, lo miraba fíjamente con ojos impertinentes y adelantaba los labios, con aquella mueca suya característica, sus pequeños y finos labios: provocación y desafío infantiles. Mientras tanto, Antonio, con todo su ridículo instrumental literario en la azotea, la miraba fíjamente y con adoración, intimidado por tanta sabiduría instintiva.

Un gran escritor que no había leido antes, quise pasar a comentarles sobre ella, aunque sea muy brevemente.

1 comentarios:

Juan Avellana dijo...

Hola, Magda. Estoy descubriendo tu blog, a la vuelta de las vacaciones. Y lo primero ha sido venirme a tu apostilla sobre Buzzati, que a mí me gusta mucho. Aparte del Desierto de los tártaros (en mayo del año pasado hablaba yo también de él, por cierto), me impresionan mucho los cuentos de Los siete mensajeros y otros relatos; tanto, que he tenido que ir leyéndomelos muy poco a poco, poniendo espacio entre uno y otro.
Felicidades por tu blog, por cierto. ¡Me encanta!

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.