2 de septiembre de 2005

Cartas de Van Gogh

La sensibilidad tan grande que poseía Van Gogh me parece lo hacía ver las cosas de una manera especial, humana. Desde Londres le escribe a su hermano Théo: "Veo que te interesas por el arte y esto es una buena cosa, viejo. Me alegra que te guste Millet, Jacques, Schreyer, Lambinet, Frans Hals, etc.; porque como dice Mauve, "es algo". Sí, el cuadro de Millet, el Angelus del anochecer, "es algo", es magnífico, es poesía. Con cuánto gusto hablaría todavía de arte contigo, pero no tenemos más que escribirnos con frecuencia; encuentra bello todo lo que puedas; la mayoría no encuentra nada suficientemente bello". Esta frase de "Encuentra bello todo lo que puedas; la mayoría no encuentra nada suficientemente bello", me parece, además de radiante, una poética que propone, invita, une el arte con la vida.

En otra carta que le escribe desde Amsterdam, le dice:

Desde el momento en que nos esforzamos en vivir sinceramente, todo será para buen fin, hasta si debemos inevitablemente tener penas sinceras y verdaderas desilusiones; cometeremos también gruesas faltas y haremos malas acciones, pero es verdad que es preferible tener el espíritu ardiente, aunque se deban cometer más faltas, que ser mezquino y demasiado prudente. Es bueno amar tanto como se pueda, porque ahí radica la verdadera fuerza, y el que mucho ama realiza grandes cosas y se siente capaz, y lo que se hace por amor está bien hecho. Cuando quedamos impresionados por uno u otro libro […], es porque estos libros han sido escritos con el corazón, en la simplicidad y pobreza del espíritu. Si se tuvieran que pronunciar algunas palabras pero con un sentido, sería mejor que pronunciar muchas que no serán más que sonidos huecos y no costaría nada pronunciarlas por la escasa utilidad que tendrían.

Si se continúa amando sinceramente lo que es en verdad digno de amor y no se derrocha el amor en cosas insignificantes y nulas e insípidas, se logrará, poco a poco, más luz y se llegará a ser más fuerte. Cuanto más rápido trata de distinguirse uno en el dominio de alguna actividad y en algún oficio, y se adopta una manera de pensar y de obrar relativamente independiente, y más se sujeta a reglas fijas, más firme se hará el carácter y no habrá por ello que sentirse disminuido. Hacer esto es de sabios, porque la vida es corta y el tiempo pasa ligero; si nos perfeccionamos en una sola cosa y la comprendemos bien, adquirimos por añadidura la comprensión y el conocimiento de muchas otras cosas.

A veces conviene ir hacia el mundo y frecuentar los hombres pues uno se siente allí obligado y llamado, pero el que prefiere permanecer solo y tranquilamente en la obra y sólo quisiera tener muy pocos amigos, es el que circula con más seguridad entre los hombres y en el mundo. No hay que fiarse jamás al hecho de no tener dificultades y preocupaciones y obstáculos de ninguna naturaleza, pero no hay que hacerse la vida demasiado fácil. Y hasta en los ambientes cultivados y en las mejores sociedades y en las circunstancias más favorables, hay que conservar algo del carácter original de un Robinson Crusoe o de un hombre de la naturaleza, jamás dejar apagar el fuego de su espíritu, sino avivarlo. Y el que continúa guardando la pobreza para sí y la ama, posee un gran tesoro y oirá siempre con claridad la voz de su conciencia; el que escucha y sigue esta voz interior, concluirá por encontrar en ella un amigo y no estará jamás solo...

Que esté allí nuestro destino, muchacho, que tu camino sea próspero y que Dios esté contigo en todas las cosas y te haga triunfar, es lo que te desea con un cordial apretón de manos en tu partida, tu hermano que te quiere

Vincent

2 comentarios:

CABRAS dijo...

Hola.

Acerca de las cartas que Van Gogh escribió a su hermano, te has puesto a pensar si es digno el leerlas. ¿Que diría Van Gogh acerca de ello? No lo sabemos.

¿Quién y con que fin dió a las editoriales sus cartas?

Van gogh era muy sensible, sí, y se puede captar a traves no de uno de sus lienzos o dibujos sino en el mismo trazo.

Hay una maldición comercial de explotación del medio artístico asombrosa, no todo los que nos ponen a mano es honesto.

¿Hay entonces honestidad al leer las cartas que Vincent escribió a Theo?

jack williams dijo...

Nunca antes había entendido el arte como lo hago ahora, después de leer estas cartas he quedad sin comentarios(sin dientes y sin aliento) , la manera en que un hombre sacrifica su vida por lo que ama siempre debe ser respetada con la mayor de todas las dignidades de la vida, Vincent paso hambre, soledad, burlas y humillaciones pero no desvaneció ante la posibilidad de abandonar su camino, pienso que el publicar estas cartas le dan el derecho y es la prueba además de su arte, de que fue un hombre con un alto grado de sensibilidad humana, don que se le da aquellos que están mas cerca del creador y que por consiguiente lo elevan al punto mas alto de la raza humana que lo distingue por siempre y queda en la memoria de las almas que de alguna manera lo tendrán por siempre , como un genio de la creación. Me atrevo a dar las gracias primero a Vincent por haber existido y por haber dedicado gran parte de su vida a esta profesión que nos envuelve algunos y nos atormenta como a el, y aquel que tuvo la delicadeza de revelar los pensamientos y sufrimientos de un ser que mereció un poco mas de la vida.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.