21 de noviembre de 2005

La escritura de Bohumil Hrabal

En Hrabal los argumentos toman vida, desde la primera página logra introducirnos a lo entrañable de lo que narra, es como si camináramos junto al sensible Hanta, el prensador de libros de esta novela; o al lado de Ditie, el joven protagonista de Yo que he servido al rey de Inglaterra. Sufrimos con él los momentos difíciles que vive, esos años poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Ditie es un jovencito, un "pequeño aprendiz de camarero" en un hotel checo, que nos cuenta su vida. Va por primera vez a Casa Paraíso (junta dinero cada semana para poder ir), una casa donde hay prostitutas y elige a una chica rubia. Están en su habitación:

[...] cuando estaba tendido desnudo y miraba el techo, la rubia acostada a mi lado, mirando igualmente el techo, de buenas a primeras me levanté y saqué del florero una peonía y quitándole los pétalos, cubrí el vientre de la señorita, todo él, aquello era tan hermoso que me sorprendí y la señorita se levantaba y miraba también su propio vientre, pero las peonías se caían, así que la volví acostar tiernamente, para que quedase tendida, y fui a coger un espejo colgado de una escarpia y lo puse de tal manera que la señorita pudiese ver qué hermoso era su vientre decorado con los pétalos de peonías, le dije que sería hermoso, que siempre que viniese y hubiera flores a mano, le cubriría la tripita con ellas, y ella dijo que esto aún no le había sucedido nunca, semejante honor a su belleza, y me dijo también que se había enamorado de mí por aquellas flores y yo le dije que sería hermoso que, cuando en Navidades cortase ramitas de abeto, le cubriese la tripita con aquellas ramitas, y ella dijo que sería más hermoso si le decorase el vientre con muérdago, pero que lo mejor de todo sería, y esto lo tenía que encargar, que hubiese un espejo colgado desde el techo justo sobre el canapé, para que nos viésemos acostados, sobre todo ella, para que pudiera contemplar qué hermosa es cuando está desnuda con la corona de flores en torno al conejito, corona de flores que variaría según las estaciones del año y las flores típicas de cada mes, qué hermoso sería cuando más adelante la cubriera con margaritas y lagrimitas de la Virgen María, crisantemos y dalias y también con hojas de colores otoñales... y entonces yo me levanté y la abracé y me sentía grande [...] comprendí que con dinero no sólo puede adquirirse una bella muchacha, sino que con dinero también es posible comprar poesía.

15 comentarios:

oliveira dijo...

que tierno!
y además me hace pensar que el dinero también compra la posibilidad de sentarse a meditar, a filosofar, a escribir, a pintar, a esculpir, a ...

[me encanta haber venido!]
[gracias magda]

:

-=|gä†ä_gyñ_jÞ|=- dijo...

vim conhecer seu blog..muito bonito e organizado esta de parabens!
Venha conhecer meu blog,sera muito bem vinda!!
Bjss

Magda dijo...

Luis, que gusto verte aquí. Siempre se echan de menos los buenos amigos, así que la encantada soy yo.

Un abrazo.

Armando Ortiz Valencia dijo...

no conozco al autor Magda. Pero procuraré conseguir alguno de sus libros. Gracias por la recomendación.
Saludos

Magda dijo...

Te van a encantar, Armando. Es un gran escritor, en cuanto lees un libro de él, jamás lo dejas.

Saludos.

adriana dijo...

ola!bom dia!vim parabenizar pelo destaque no Gazeta,seu cantinho é muito interessante,tenha uma otima semana...bjs da nany

Pepet el Anacoreta dijo...

Que hermoso texto.
La ternura es una de las sensaciones que son más difíciles de trasmitir sin caer en lo ridículo o en lugares comunes.
Me dejó motivado.
Gracias.

Vigo dijo...

Magda hoy puse yo algo del estilo, a mi me gustó este y supongo que a tí tres cuartos de lo mismo.
Hacía días que no visitaba el blog, y me sorprende ver que has despedido a haloscan y has vuelto al tradicional sistema de blogger (que ha mejorado en estos últimos tiempos).
Besos. Y a ver si me dejo caer más.

Magda dijo...

Muchas gracias Adriana. Bienvenida.
_________

Gracias Pepet, que bueno que te gustó. Bienvenido.

Magda dijo...

Querido Vigo, me da mucho gusto verte por estos lares. Es verdad que tenías mucho tiempo de no pasarte, así que tenemos que celebrarlo ¿con tequila? no se si te gusta, pero sino lo celebramos con lo que sea, una cerveza o un vinito. Y espero que sí, "a ver si te dejas caer más", ojalá que así sea, siempre es muy grato saludarte.

Fíjate que en este blog no he instaldo ni haloscan ni Extra, lo he dejado así, con los de blogger porque están funcionando bien, tienes razón.

Iré a leer tu texto de inmediato, por supuesto.

Un enorme abrazo.

MH dijo...

Coincidencias: estoy acabándola de leer...y me encanta.

Magda dijo...

¿ya leiste Una soledad demasiado ruidosa? es excelente, me gustó más que éste, y mira que éste me ha encantado.

Utopista dijo...

Magda: El remate de lo dicho en esta cita en el sentido del relato podría ser discutible, pero en ese universo es tan válido y creíble que me quedo soprendido de la creación literaria de Hrabal (sin duda muy recomenadado desde tu lectura), del nivel de su cosmovisión, etcétera. Me sucedió igual cuando conocí a Baricco, por ejemplo.
Magnífico ejemplo de literatura.
Espero leer algún día al autor de esta ocasión.
h.l.

aperezmorte dijo...

Querida Magda, me has alegrado este miércoles monótono y triste, con este maravilloso fragmento de un autor al que no conocía, pero que voy a conocer muy pronto. Gracias! Abrazos!

Magda dijo...

Antonio, te lo recomiendo mucho, te encantará. Ojalá pudieras conseguir primero Una soledad demasiado ruidosa, es estupenda.

Tu visita me es muy grata, gracias por venir.

Saludos.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.