10 de marzo de 2006

Gioconda Belli

Para Gadamer no hay comprensión fuera de la tradición. Entonces, si interpreto bien, la tradición es algo en lo que estamos sumergidos y va a nuestro lado como una sombra que no se escapa. Este efecto del pasado es como una esencia que nos aromatiza todos los días y que, además, "[…] no se detiene, no queda fijada de una vez para siempre", como dice el discípulo de Heidegger en su Verdad y método.

No me seducen los empeños de la tradición cuando impone esos fervores y verdades absolutas que la determinan. Pero de su conocimiento y comprensión se puede obtener un (otro) nuevo y fresco horizonte. Las palabras de la escritora nicaragüense Gioconda Belli lo dicen bellamente:

No hay nada quijotesco ni romántico en querer cambiar el mundo. Es posible. Es el oficio al que la humanidad se ha dedicado desde siempre. No concibo mejor vida que una dedicada a la efervescencia, a las ilusiones, a la terquedad que niega la inevitabilidad del caos y la desesperanza. Nuestro mundo, lleno de potencialidades, es y será el producto del esfuerzo que nosotros, sus habitantes, le entreguemos. Igual que la vida surgió de acomodos y reacomodos, la organización social que nos lleve a la plena realización de nuestro potencial como especie, surgirá de flujos y reflujos en las luchas y esfuerzos que hacemos, como conjunto, en las diversas regiones del planeta. El futuro es una construcción que se realiza en el presente, y por eso concibo la responsabilidad con el presente como la única responsabilidad seria con el futuro. Lo importante, me doy cuenta ahora, no es que uno mismo vea todos sus sueños cumplidos; sino seguir, empecinados, soñándolos. Tendremos nietos y ellos tendrán hijos a su vez. El mundo continuará y su rumbo no nos será ajeno. Lo estamos decidiendo nosotros cada día, nos demos cuenta o no. Mis muertos, mis muertes, no fueron en vano. Ésta es una carrera de relevos en un camino abierto.

21 comentarios:

jio dijo...

la libertad puede estar en elegir nuestras propias tradiciones... don quijote siempre se ríe desde el otro lado :-P

un besazo dulcinea

Magda dijo...

Totalmente de acuerdo, mi queridisimo caballero andante. La libertad de elegir vaya que es una maravillosa libertad.

Dulcinea desde el otro lado con trabajo extremo :(

akurion dijo...

qué bárbara Magda, cómo escribes y lees...

Said Javier dijo...

Un Fuerte abrazo y un Ssaludo desde unas ínsulas baratarias que jamás existieron.

Belli es la onda.

T también.
hasta pronto.

André Ferreira dijo...

Es verdad que estamos sumergidos en la tradicion, pero la misma tradicion se enriquece en nuestro esfuerzo de cambiar el mundo, de cambiar las mismas tradiciones y de mezclarlas entre sí. Una tradicion que se vuelve eternamente a dogmas, que se vuelve eternamente a si misma, esta condenada a la asfixia y quiza a la muerte. Caetano Veloso tiene una musica en que canta: "Navegar é preciso, viver não é preciso." Navegar y sueñar tal vez sean el mismo.
Besos

IHB dijo...

Magda, bello texto. Te dejo aquí lo que respondió el escritor húngaro Lázsló Krazsnahorkai al hablar de su nueva novela y en relación a la tradición:

"Me puedo permitir preguntarme qué significa la tradición. No lo sé. No sé cómo se ha podido derrumbar esa imagen tan clara que Borges tenía. Sin embargo está claro que se ha derrumbado, hoy en día ya no sabemos qué es la tradición. Creemos que son las esculturas… Sin embargo la tradición es algo completamente distinto. Borges lo sabía, yo ya no lo sé. Me inquieta, me preocupa no saberlo. Si no me preocupara tanto nunca habría empezado ningún libro. Si un libro no aclara si el mundo existe de verdad o no, no tiene sentido comenzarlo. Para mí es muy importante saber si el mundo existe o no".

santino dijo...

La tradición al fin y al cabo es una convención a través de un acuerdo tácito. No hay que caer ni por el lado de la idolotría a la tradición ni por el lado del desprecio. La tradición nos aporta elementos muy útiles, pero no olvidemos que nosotros también estamos construyendo tradición, que eso seremos en un futuro lejano. No tenemos que ver la tradición como algo ajeno que se nos impone, sino algo de lo que formamos parte.

El texto de Lázsló Krazsnahorkai, escritor al que no conozco, me ha gustado mucho. Es cierto que parece que el concepto de tradición está más difuso. No sé si Borges te parecerá un poco dogmático en ese sentido, pero creo que él tenía las ideas bastante claras, Magda.

Un saludo.

Magda dijo...

Akurion, me alegra saludarte.
________

Said, que tengas un buen fin de semana

Magda dijo...

André, justamente esa tradición que comentas, la que obliga con sus dogmas rígidos es la que hace un daño irreparable al ser humano.

Caetano Veloso me gusta mucho.

Magda dijo...

¿Verdad que si, Ivan? este texto de Belli me gusta en especial, guarda mucho ánimo para creer que las cosas que hacen daño a la humanidad y al ser humano, pueden ser posibles de cambiar gracias al esfuerzo de todos...

Gracias por la cita de Lázsló Krazsnahorkai

joseangel dijo...

Totalmente de acuerdo contigo y con Jio sobre lo de "las tradiciones" y el énfasis en el presente y el futuro antes que en "la tradición" singular y el pasado. Tradiciones hay muchas, y hay que procurar encontrar las que de verdad nos van, y potenciar las mejores, no se vayan a perder esas tradiciones... Aunque habla de "la tradición" y no de "las tradiciones", me gusta mucho esta frase de Mahler:
"La tradición no consiste en adorar cenizas, sino en mantener viva la llama".

alnacif dijo...

"El hombre es históricamente acontecido"
Heidegger

El Peregrino dijo...

Se están manejando hasta el momento varios conceptos de tradición: se le confunde a ratos con pasado, con dogmas, con camisa de fuerza... La frase de Mahler que cita joseangel es crucial en este punto: el arte es la llama viva del devenir. Borges, como Paz, como Gadaner, como Steiner, como Kundera, y tantas otras lumbreras nos permiten ver la tradición literaria como un diálogo del espíritu en el tiempo, por lo que la tradición es la historia, es la presencia, es devenir y porvenir, lo que implica responsabilidad, compromiso y libertad en el tiempo... traduce pues la humanidad del ser en su inquietud existencial.

Sergi dijo...

Tradición debería ser toda aquella raíz que sustenta el tronco, no el polvo viejo del camino. Debería ser aquél tronco del que nacen las ramas, no los maderos muertos de una valla. Deberían ser las ramas de las que cuelgan los frutos, tan distintas, tan numerosos, no el matorral espinoso de la diferencia y la multitud. Debería ser la promesa de una nueva flor y el abrigo del siguiente rocío, no un hedor de planta marchita y un humor de depósito.

O eso creo yo.

pd: Magda, pasan cosas raras, el otro día te visito y no se podían dejar comentarios, no pude apostillar nada de lo que pensaba. Y ahora no veo mis alas en tus atajos :-(

¿Gracias? A ti por seguir ahí en mis intermitencias.

salomon dijo...

Hermoso y extremadamente CIERTO. Un abrazo, Magda.

Magda dijo...

"La tradición no consiste en adorar cenizas, sino en mantener viva la llama", me gusta la frase, José Ángel. "Mantener viva la llama" conlleva, o así lo leo, actualización.

Magda dijo...

Peregrino, tomo "tradición" justamente como toma Gadamer este término. Pienso que no "se confunde", más bien se reflexiona sobre ella desde varias perspectivas.

Muchos saludos

Magda dijo...

Quien sabe qué pasó, Sergi, los comentarios han estado bien. A veces es el servidor. Saludos para ti.
______________

Asi es Salomón, muy cierto lo que dice el texto de Belli.

aperezmorte dijo...

Esta es una carrera de relevos: No perdamos el testigo.

Magda dijo...

Querido Antonio, me da gusto saludarte. Y vaya que sí, esta es una carrera de relevos...

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Pienso que es menester superar las tradiciones sobre todo las conservadores ,para generar cambios profundos en las personas y la sociedad

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.