28 de octubre de 2006

Método poético y narrativo: Poe

Cada vez que se lee a Edgar Allan Poe se ratifica la admiración a su inteligencia y a esa sensibilidad que toca la soledad, la angustia, el dolor humano, entregada en la maestría de su escritura. "Traducido por Baudelaire, Mallarmé y Córtazar, admirado por Julio Verne y situado por Pablo Neruda en su "matemática tiniebla", Edgar Allan Poe fue el primer escritor universal que diera Estados Unidos". Para Cortázar:

Muchas de sus críticas a la democracia, al progreso, a la creencia en la perfectibilidad de los pueblos, nacen de ser ‘un caballero del Sur', de tener arraigados hábitos mentales y morales moldeados por la vida virginiana. Otros elementos sureños habrían de influir en su imaginación: las nodrizas negras, los criados esclavos, un folklore donde los aparecidos, los relatos sobre cementerios y cadáveres que deambulaban en las selvas bastaron para organizarle un repertorio de lo sobrenatural.

Qué más podría decir de su recreación mágica, de su observación y reflexión del mundo, que más podría agregar de este maestro del relato breve, del ensayista, del poeta, que más que fuera trascendente y que no se haya dicho ya.

Método poético y narrativo (Ellago Ediciones, 2001) es un estupendo libro que tenía muchos deseos de leer desde hace tiempo. En el prefacio del editor leemos que en 1845 aparece en el Evening mirror, con un éxito sin precedentes, su poema "The raven" ("El cuervo"). Poe, que escribía sus columnas en el Brodway journal, "utiliza esa situación para lanzar ataques contra los críticos literarios y otros escritores que siendo populares no hacen, en su opinión, ningún bien a la literatura, ni a lo que ésta significa". Poe lanza en este periódico "la guerra Longfellow":

Fue su carrera como crítico, en la que hizo una aportación de 855 artículos, la que más poderosamente incrementó la antipatía que la mayoría de sus compatriotas sentían por él. Especialmente importante fue su obsesión por demoler con sus críticas la obra de Henry W. Longfellow, profesor de Harvard que, además de ser un poeta laureado en su país, tenía muchos lectores y amigos poderosos. Existen estudios especializados sobre este episodio en la vida de Poe, llamado "la guerra Longfellow", la cual se convirtió en instrumento de su autodestrucción, pues a partir de ese momento no hubo nada que evitara su caída. Pero del mismo modo en que puso todo de su parte para destruir a Longfellow, se mostró pródigo en los halagos hacia Dickens (a quien conoció en una visita que el novelista inglés hizo a Estados Unidos) en su crítica sobre Barnaby Rudge. Afortunadamente para el mundo, Baudelaire descubrió en Poe a un alma gemela y se convirtió en uno de sus más feroces defensores después de que, al morir, en Estados Unidos se desató una campaña de desprestigio y rechazo a la obra y la vida de Poe. Este sabía que era un maestro de la narrativa y que tenía derecho a exigir la perfección -y lo hacía. El mismo se encargó de explicar su rígido juicio como crítico: "No pretendo otra cosa que la escritura; nada más, pero nada menos".

Y como es de suponer, los ataques de buena parte de esos críticos tienen respuesta: Poe es acusado también de plagio, su poema fue puesto en entredicho. Esto fue sumamente duro para el escritor porque es un asalto a su originalidad que "es uno de los baluartes desde donde se erige en su escritura y en su vida".

Método poético y narrativo es precisamente la defensa que Edgar Allan Poe hace de su poder creativo, y quien no haya leído este libro ojalá pueda hacerlo, es esencial para todos, en especial para quienes escriben. En él, Poe describe paso a paso el proceso de su escritura, su método de composición de El cuervo que, además, es todo un método de teoría literaria, de análisis del discurso: "Es mi intención demostrar que ningún detalle de su composición es atribuible al accidente o a la intuición; que la obra se desarrolló paso a paso, hasta su conclusión, con la precisión y rigor lógico de un problema matemático".

Método poético y narrativo recoge los ensayos Método de composición, The Raven/El cuervo (bilingüe) y Charles Dickens.

Referencias:

- Edgar Allan Poe, a pesar de sí mismo.
- Siglo y medio sin Poe.
- Edgar Allan Poe, entrela lucidez y el delirio.

14 comentarios:

Hamletmaschine dijo...

Aquella lejana edición de Premia, a fines de los ochenta, bilingüe y traducida simuláneamente en tres versiones al español fue, de lo que recuerdo, una de mis primeras y más rudas aproximaciones a Poe, después llegaron las traducciones de Cortázar, complices de las constantes fiebres. Y en el inter, La Narración de Gordon Pym (Tekel-li... Tekel-li)...

¿Cómo no iba a sobrevivir a su detractores? Pese a sí mismo, incluso. Absolutamente delirante, absolutamente lúcido.

Gran rescate, un abrazo.

Magda dijo...

Un extraordinario, Libro, Sergio. Poe es punto y aparte, magistral.

Fernando Sarria dijo...

Siempre nos traes algo con que meditar y poner en la cuenta de una próxima lectura...gracias Magda, un abrazo GRANDE

Miguel Sanfeliu dijo...

Suena muy interesante. Poe es un autor magistral. Tu comentario, como siempre, me contagia el entusiasmo.
Gracias por todo.
Saludos.

Magda dijo...

Un abrazo querido Fernando.

---------

Miguel, ojalá que ya todo para ti esté lo mejor posible.

Distinto dijo...

Muy interesante.

Un saludo.

Dilaca dijo...

La genialidad de Poe, le da derecho a decir cómo escribir... Una mirada atenta a su obra, ayuda a sujetarse a ciertos lineamientos imprescindibles cuando no se tiene la solidez del arte literario.
Un buen artículo que nos refresca la idea de frecuentar nuevamente su literatura.

Gatito viejo dijo...

¡Qué ganas de leer este libro.
Por supuesto, también considero que Poe es un escritor dotado de gran ingenio y sensibilidad. No está nada mal volver sobre una literatura llena de aciertos y sobresaltos. Gracias, Magda, por la estupenda reseña.
Saludos

Luisa dijo...

"El cuervo" se diría perfecto, ¿no? Poe además de un enorme escritor fue valiente manteniendo sus opiniones,a pesar de que éso no le ayudaba nada para ser reconocido como escritor. El precio fue terrible.

Alicia Rosell dijo...

Me gusta la visión que nos aportas de Poe, porque no sólo vemos en tu post al genio y al maestro que sigue siendo para todo escritor que desea cultivar el género que él escribía.
Me gusta, decía, ese compromiso suyo como articulista que le creó enemistades. Pero, Magda, ¿qué escritor no se compromete de algún modo con la sociedad? No concibo eso, será porque yo lo hago y a veces, una se granjea malosentendios. Me gusta saber de estos artículos, y sobre todo, de su Método poético y narrativo, libros que entran mucho dentro de mis lecturas. Gracias, Magda, buena referencia como siempre.
Me quedo con la frase de Poe:
"No pretendo otra cosa que la escritura; nada más, pero nada menos" - Estoy con este pensamiento.

Buena semana, amiga.
Un beso, bonita.

Arevalo dijo...

¿Es cierto que Poe inventó el rap?

"...While I nodded, nearly napping, suddenly there came a tapping,
As of some one gently rapping, rapping at my chamber door.
`'Tis some visitor,' I muttered, `tapping at my chamber door -
Only this, and nothing more."

Magda dijo...

Y vaya que sí, Luisa, el precio que pagó Poe fue bastante grande. El opinar sobre todos esos críticos no debió de caerles nada bien. De ninguna manera iban a aceptar la verdad de Poe. Se unieron y ya sabemos lo que sucedió. Duro.

Pero jamás pudieron con su inmenidad literaria, la calidad siempre es la que se impone, pero fue dificil para él, sin duda.

Magda dijo...

Te quedas con una excelente frase, Puri.

Gracias a ustedes, Dilaca, Gatito, Arévalo, Destino, por sus comentarios.

nacho dijo...

Recuerdo una frase contundente de Baudelaire al referirse a la campaña de desprestigio desatada por Rufus Griswold, el postrero editor de Poe, luego del fallecimiento de éste:

"Es que no existe una ley en América que prohiba la entrada de los perros a los cementerios".

Habrá que conseguir el libro. Gracias por la sugerencia.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.