8 de diciembre de 2006

Un poco de Truffaut

Ayer vi dos películas de François Truffaut que no había visto aun: "El hombre que amaba a las mujeres" (que la han traducido, también, como "El amante del amor") y "La historia de Adele H" (que comentaré después), estupendas las dos, aunque me pareció más compleja la primera, probablemente porque la vida de Victor Hugo y su familia es muy conocida.

He leído alguna crítica sobre "El hombre que amaba a las mujeres" y se comenta que Bertrand Morane, el protagonista, es un mujeriego "obsesionado por las piernas, las posaderas y el tetamen femenino" y se califica al film de machista. ¿Será así? Primeramente el título: ¿Bertrand Morane es un hombre que amaba a las mujeres? no se, creo que no, un hombre que en una semana anda con seis mujeres no puede amarlas, más bien sería lo contrario. Considero que el personaje va mucho más allá de ser un "mujeriego" o un casanova. De inicio, encontramos en su infancia una relación con la madre dañada, una mujer egoísta y complicada que le hereda no solo problemas, sino la costumbre de coleccionar fotografías y cartas de los amantes. Los traumas que posee gracias a la madre los interpretamos nosotros, como espectadores, porque él solo cuenta la historia, no la adjetiva con palabras dolorosas. Bertrand Morane es un hombre que rie poco, melancólico, que ama la soledad y los libros casi tanto como admira a las mujeres con las que, por cierto, nunca discute y siguen siendo sus amigas después del rompimiento. También es un hombre que no padece ante estos rompimientos ni hace aspavientos por ellos, parece ser que sólo sufrió cuando terminó su relación con Vera (Leslie Caron), la escena en el guardaropa la estimo muy importante porque retrata a un Bertrand Morane diferente, que necesitó medicamentos, médico, tiempo, esfuerzo, para aliviar la experiencia de la separación.

Percibo más a Bertrand Morane como un ser humano en busca del amor que como un casanova. Un personaje que muere en ésta y por ésta búsqueda, que teme sufrir pero que necesita constatar día a día que el amor existe o al menos existe su posibilidad o imaginarlo. Un hombre que admira el cuerpo femenino y que a través de él intenta encontrarse a sí mismo. No le gusta la compañía masculina después de las seis de la tarde y disfruta con la voz femenina del despertador telefónico, "Aurora".

Hay una escena de la que me gustaría conocer su opinión: ¿qué tiene qué ver, con respecto a todo el film, la niña llorando debajo de la escalera? Él le dice que si él fuera ella y tuviera un vestido rojo, no lloraría. Y cuando ya su libro está en la imprenta (El hombre que amaba a las mujeres) le dice a la correctora que desea cambiarle el dato del color, y le pone azul.

Truffaut se inspiró en la vida de Henri Pierre Roché para realizar "El hombre que amaba a las mujeres".
Un poco de amor francés.
Nouvelle vague.

7 comentarios:

mabalot dijo...

Yo la vi hace años y recuerdo varias cosas que supongo me llamaron la atención: el lugar de trabajo; un lugar aséptico, en el que abundaba el blanco, la ausencia de calor humano. El componente fetichista es muy importante; adorar a la mujer como objeto precioso, de ahí el afán coleccionista. No creo que vaya buscando el amor, o al menos no el amor a una mujer concreta, sí a la mujer, en abstracto, en general.
La muerte del protagonista es la muerte de un depredador, aunque suene ridículo; cambia el tipo por un guepardo en un documental de animales, en el momento de la caza, y es igual.
Cojonuda película. Saludos, y perdona por el rollo.

Magda dijo...

No, para nada es rollo, al contrario, gracias por tu comentario.

Es verdad lo del lugar del trabajo, es un laboratorio adonde además del blanco había mucho azul. El fetichismo es sorprendente y muy bien trabajado. No se si es el adorar a la mujer como objeto precioso, no estoy muy convencida.

Si, por ello puse el amor, no el amor a una mujer, justamente. No creo, tampoco estoy convencida aun de que busque a LA mujer, yo más bien creo que a través de la mujer quiere hallar, conocer, el amor que nunca tuvo (con Vera fue temporal), iniciando con el no-amor de su madre.

¿La muerte de un depredador? No lo veo como un devastador, sí un tanto insensible o, más bien, indiferente o, tal vez, demasiado dolido, como intentando sobre vivir. He llegado a pensar que, en el fondo, esa deshumanidad aparente es solo una máscara... No se.

La niña del vestido rojo (después azul ¿?), el libro que escribe, el inmenso amor a la literatura...

Excelente película, sí.

Gabriel Báñez dijo...

Magda, hola. Morane busca en un sentido a la mujer, por incompletud. Y los "trabajos de la carne" de Casanova, tal como dice en sus memorias, no los realiza por deporte, sino por necesidad. El vínculo con los colores y el llanto de la niña sugiere madre. Casanova fue un incomprendido, y en la incomprensión que crece en todos nosotros, asoman los interrogantes que nos hacen preguntar, cuestionar, dudar, crecer en una palabra. Mujer, este abrazo.

Magda dijo...

Si, estoy de acuerdo también, Gabriel, busca a la mujer por incompletud. Desde niño le faltó la identificación con la mujer (la madre) y la identidad (con el padre), de ahi que su busca sea para sentirse completo (que sería, en otras palabras, la búsqueda de afecto), en mi opinión.

Y pensando en lo que dices referente a Casanova sí, no había pensado, el amor mejor no meterlo porque así no se da el engaño. Y cuando ama se dan problemas, como con Vera.

"El vínculo con los colores y el llanto de la niña sugiere madre"... pensaré en ello, es interesante.

David Cotos dijo...

Truffaut = Bertrand Morane.
Niño huérfano de padre = Truffaut
Niño traumado con la madre = Truffaut
Morane obsesionado con las piernas = Truffaut

Truffaut resume en las películas la vida misma, la realidad del mundo y simultaneamente su vida.

Magda dijo...

Si, pienso igual que tu, arriba, en la apostilla sobre Adele H, lo comento: "hace pensar en muchas cosas, en la misma vida, la complejidad del ser humano y a la vez su lado opuesto, su naturalidad, se presentan como un todo en cada una de sus películas, siempre están ahi las pasiones, los deseos, las tristezas, los goces, las preocupaciones, los caminos de quienes dentro de la pantalla representan al mundo, la realidad del mundo".

Desconozco la vida de Truffaut, gracias por comentar que también resume su vida en sus películas.

Anónimo dijo...

también vi la película me pareció una obra que refleja muchas pasiones que se pueden tener hacia la mujer, unas más o menos machistas, pero pasiones al fin; y por lo tanto irracionales.
A veces no importa lo que te digan para consolar un llanto, lo imoprtante es que te digan algo, de ahí que cambie el color del vestido de la niña; es lo de menos.

Alguien puede recuerdarme cómo se llama la isla a la que quiere ir, en donde sólo habitan mujeres?

gran palícula! Bruno Guitiérrez

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.