15 de abril de 2007

El erotismo perverso de Juan García Ponce

Agradezco a Graciela Barrera, el comentario sobre mi libro:

Podría resultar aburrido leer un libro de análisis y crítica literaria de un determinado escritor y su obra, sobre todo si uno no conoce mucho acerca de ese autor y no se han leído sus libros. Sin embargo, no lo es. Al contrario, resulta interesante y enriquecedor conocer más a fondo sobre el literato que hemos elegido. Y si se trata de Juan García Ponce, considerado uno de los escritores latinoamericanos contemporáneos más relevantes, vale la pena profundizarse en sus letras.

Yo tenía una deuda pendiente: leer su obra. Sólo había leído algunos cuentos y no era posible seguir ignorando a este escritor que dedicó su vida a la literatura y al arte y que nos dejó una valiosa herencia en novela, cuento, ensayo, teatro, traducción y guión cinematográfico. Su novela Crónica de la intervención recientemente la han catalogado como una de las tres mejores obras mexicanas en los últimos treinta años.

Para acercarme al artista, compré el libro El erotismo perverso de Juan García Ponce. Lenguaje y silencio, escrito por la crítica literaria Magda Díaz y Morales y editado por la Universidad Veracruzana. Desde el inicio de la lectura me enganchó; me sentí en un aula universitaria tomando una clase de semiótica de la manera más amena y precisa. Ella comparte, como introducción, que García Ponce ha formado parte de su vida académica y personal. Presenta una semblanza del escritor, nombrando a escritores trascendentales como Musil, Klossowski, Bataille, Blanchot, Heidegger, Pavese, Proust entre otros, así como los amigos escritores y artistas que formaron la generación de Medio Siglo, entre ellos Sergio Pitol, Juan Vicente Melo y Tomás Segovia. La creación de este libro surge por la admiración del gran talento y humanismo de García Ponce, sobre todo desde el punto analítico del erotismo porque hay escasos estudios sobre el tema. Un libro que nos lleva de la mano y con detalles nos enseña los símbolos más sobresalientes de la narrativa del escritor yucateco.

La gracia de mi lectura radicó en que saqué de mi biblioteca los libros que tengo de García Ponce y tuve interrupciones leyendo algunos cuentos mencionados en el libro; algo que nunca me había pasado, pero la experiencia la disfruté. Fue como un aperitivo para regresar a las letras de Magda y seguir comprendiendo esa narrativa erótica de García Ponce a través de toda una teoría literaria que muestra la autora. Su mirada se adentra en las historias contadas en donde como protagonistas se distinguen mayoritariamente las mujeres, los escenarios son diversos: soledad, amor, pasión, lados oscuros, intimidad, desasosiegos, aventuras, arte y el logro de romper esquemas con una sociedad que niega una sexualidad y que conlleva a que el lenguaje sea un silencio. Silencio que se convierte en una escritura poética y que después de leer este libro, nada es igual.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.