17 de septiembre de 2007

Un ensayo sobre Cervantes

Es muy cierto que Margarita Peña, es una destacada especialista mexicana en literatura del Siglo de Oro. Sin embargo, no estoy de acuerdo en algunas cosas que apunta en su ensayo publicado en el último Confabulario. Por supuesto que el que yo no esté de acuerdo vale nada, sólo es una opinión.

Su ensayo se llama Cervantes, rehén de la fortuna, y sus enigmas, y en él "revisa la hipótesis sobre la homosexualidad de Miguel de Cervantes, a partir de la precisa recreación de las desventuras de su vida privada". Quizá es mi formación semiótica la que me impide trabajar a un autor o a una obra tomando la vida privada del mismo. Obviamente que de ninguna manera dudo que se apoya para el desarrollo de su texto "en hipótesis establecidas por una crítica autorizada" y en su propia lectura, pero por ejemplo dice:

La posible homosexualidad de Cervantes, sugerida en los últimos años por estudiosos como Rosa Rossi, Ruth El Saffar, el propio Eisenberg y otros. Alude éste a que Rosa Rossi ha reparado en la sorprendente amistad de Cervantes con un homosexual durante el cautiverio de Argel (¿acaso Antonio Veneziano?); asimismo se refiere a la frecuente creación de parejas de amigos en las ficciones cervantinas; a la designación del joven Cervantes como “[caro] y amado discípulo” por el humanista López de Hoyos antes de 1569; al hecho de que su matrimonio sin hijos con Catalina Salazar estaba lejos de ser un matrimonio feliz, y finalmente a la posibilidad de que Cervantes haya sido escritor a sueldo de Cristóbal de Cháves en su Relación de la cárcel de Sevilla, que contiene referencias explícitas al amor homosexual femenino. Al hacer una revisión de la crítica cervantina, Alberto Sánchez menciona como obra clave en este tema la de Combet, Cervantes ou les incertitudes du désir, aunque advierte: “Claro está que no todos los biógrafos coinciden con esta línea discrepante. Jean Canavaggio [...] en su reciente y admirable biografía de Cervantes, admite juiciosamente el volumen de misterio que todavía encubre la personalidad del escritor”.

No se, no me convence. Y también me pregunto: ¿si fue o no fue homosexual tendrá trascendencia literaria?

13 comentarios:

entrenomadas dijo...

En mi opinión no tiene trascendencia alguna.

kisses

Apostillas literarias dijo...

Querida Marta, gracias por venir en esta mañana bonita de lunes con mucho sol.

Orlando dijo...

Creo que su trascendencia está en que vende mucho y no en su estatus literario. Un estudio de este tipo llama la atención comercialmente.

Juan Méndez Gassó dijo...

En todo caso, el serlo ya no le hará más grande, ni tampoco más pequeño.

Apostillas literarias dijo...

Fernanda, tal vez eso sea.

__________

Querido Juan ¡qué gusto verte! hace poco me acordaba de ti, hasta puse la imagen que me gustó ¿recuerdas? la de "Doble felicidad", y cuando referenciaba de adonde la había tomado rememoré que hace tiempo que no platicábamos. Es un gusto saludarte y sí, estoy de acuerdo con lo que comentas. La cuestión que digamos no voy mucho de acuerdo, es en hacer un trabajo académico basándose en la vida privada de un escritor.
Te envío un gran abrazo.

Pamela Bram dijo...

Claro que trasciende, en cuanto el escritor se vea influenciado por su experiencia personal a la hora de dar origen a sus creaciones, ya sean literarias o de otra orden.

Apostillas literarias dijo...

Me parece que es sumamente dificil suponer una definición sexual (salvo si se le pregunta al escritor) por "la frecuente creación de parejas de amigos en las ficciones cervantinas". Y no se si Cervantes, en este caso que comentamos, se haya visto "influenciado por su experiencia personal a la hora de dar origen a sus creaciones". Hay estudios en los que se interpreta de esta forma (vida privada del autor-obra), aunque a mi me cuesta mucho trabajo comprenderlos.

Luisa Miñana dijo...

Los argumentos parecen endebles. Algunos incluso creo que muy pillados por los pelos, teniendo en cuenta la época de la que hablamos. No sé. No me parece mal que se intente indagar en la personalidad de los creadores universales. Sus circunstancias vitales y su psicología forman parte de su huella en la historia. Pero, repito, y con todo respeto, estas argumentaciones no me parecen muy sólidas.

malvisto dijo...

Pues qué tontería: por mi que Cervantes sea hasta marciano, un gay, un león, o un burro adelantado. Nada de eso tiene sirve para disfrutar la lectura del Quijote.
Realmente hay gente sin empleo... y otra MUY desoCupada.
abrazos!

Antonio Azul aazul2007@gmail.com dijo...

Se dice que Cervantes en Argel fue sodomizado por Ali Mamí (no recuerdo el nombre)por que el argelino, que lo mantenia cautivo, era sanguinario y asesinaba a los que se le escapaban. Y a Cervantes le perdonó la vida las 5 veces que trató de escapar. Un detalle es que el argelino era homosexual y todos conocian de sus excesos y desbordes en ese sentido.

De alli viene el rumor de la homosexualidad de Cervantes

jio dijo...

me parece bien que se hable de cervantes y se discuta aunque sea en una causa como está, que se hable más de la literatura al nivel que sea, sensacionalismos de periódicos y culturales, pero en la realidad y genialidad literaria de cervantes por aquí estamos todos de acuerdo :) tampoco tendría tanta importancia que hubiera nacido en..... y es que pienso que su genialidad tampoco se puede concentrar en ese lugar de cuyo nombre no quiero acordarme....

besico magda (aquí se hizo un poquito más de noche :P), que llego tarde. :P

Apostillas literarias dijo...

Luisa, Don Sesto, Antonio, Jio, muchas gracias por sus comentarios. Los comento con ustedes después porque, como siempre, son interesantes. Ahora no lo hago porque tengo la cabeza bomba ¡estoy resfriadísima! no me gusta nada, pero qué le vamos hacer...

Anónimo dijo...

Sé cual es el lugar de la Mancha del Quijote, puedo demostrarlo de forma matemática (Cervantes da dos veces el eje de coordenadas en el texto de su libro), se trata pues de la única y verdadera aldea de Sancho. He escrito un libro, “Escrito con la zurda”, donde se esconden las claves necesarias para descubrir el verdadero y único lugar de la Mancha al que se refería Cervantes con su “de cuyo nombre no quiero acordarme” o “que no le saldrá en la vida” del romance “El Amante apaleado“, mediante cuatro sistemas: hieroglíficos, anagramas, profecías y lógica de la orientación con respecto a Puerto Lapice deducida del texto quijotil. Esto es sólo una parte, pues también la identidad de Avellaneda queda descubierta, y, lo que es más importante, un método para desentrañar frases ocultas de Cervantes en algunos párrafos de sus obras. Comprendo que lo dicho puede resultar extraño e increíble pero es absolutamente cierto y demostrable. El descubrimiento de estos enigmas me ha llevado tres años de trabajos y a escribir este mi primer y único libro que esconde un autentico tesoro literario: la existencia de formas ocultas en la obra de Cervantes, especialmente en el Quijote, algo que ha permanecido oculto durante 400 años y que ahora sale a luz. Quisiera ser tomado en serio y no es mi propósito tomar el pelo a nadie ni exponer teorías fantasiosas, repito que todo lo dicho es matemáticamente demostrable, y que de la lectura del libro se puede llegar a conocer el nombre de la aldea del Quijote, un pueblo nunca antes mencionado ni como sospechoso. Con todo, el libro oculta nuevamente dicho nombre, dejando que sea el lector avizor el que destape tal misterio si sigue las indicaciones y tiene un buen mapa de la zona o es conocedor de la Mancha. La identidad de Avellaneda, basada en la hipótesis de J. L. Pérez López, queda plenamente confirmada mediante la utilización del método descrito en el libro, aquí no se oculta nada, se dice clara y abiertamente quienes están implicados en el apócrifo y por qué. Todo esto puede sonar a vieja cantinela de los misterios de Cervantes y la cantidad de orates que ha generado, como Benjumea, Estrada, Atanasio Rivero y otros, de ellos también se habla en el libro, pero lo sorprendente es que en este caso se trata de un estudio serio y riguroso, presentado en forma de novela, con pruebas concluyentes que muestran la existencia de esas formas difíciles correspondientes al mejor manierismo literario y muy de moda en la época de Cervantes, que se sirvió de ellas para plantear adivinanzas sobre el lugar y Avellaneda. Sólo pido algo de credibilidad y también paciencia para leerse el libro. Si se está interesado en más información contactar conmigo en fajunco@.hotmail.com

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.