6 de diciembre de 2007

Bariloche: Andrés Neuman

Andrés Neuman, Bariloche (Barcelona: Anagrama, 1999)

Sin duda, con el talento se nace. A los 22 años el escritor argentino Andrés Neuman, escribe Bariloche, obra que resultó finalista en el Premio Herralde de Novela 1999. La novela la sentí un poco aplastante, con ello me refiero a que a través de la vida anodina del protagonista, Demetrio Rota, se desvela toda esa cotidianidad que viven gran cantidad de seres humanos que los lleva, tarde o temprano, a sentir desencanto y fastidio por la vida, como si ésta perdiera todo sentido y de pronto se decidiera la autodestrucción como ofrenda…

Demetrio Rota es recolector de basura y tiene por compañero y amigo al Negro. Los dos trabajan de noche en un camión en el que van subiendo toda la basura que les toca en turno. Al terminar de recorrer las calles, Demetrio regresa a su departamento en el barrio de Chacarita, “después del almuerzo solía pasar la tarde durmiendo”, mientras el Negro va a su otro trabajo. Demetrio, es soltero y el Negro, está casado con Verónica. Demetrio y Verónica, tienen una relación, engañan al Negro.

Antes de salir a trabajar Demetrio se pone a armar rompecabezas, éstos tienen dibujos de Bariloche, el lugar donde nació. A través de éstos, rememora su pasado del que nos vamos enterando conforme va armando los rompecabezas. Esto es muy interesante, como lo es el juego de voces narrativas que se presentan: El Negro habla con un castellano porteño:

¿Sabés lo que pasa? Que yo a mi mujer la veo escarmentada, haceme caso che que bien junadita la tengo. La pobre se la bancó bien, yo le armé todo el quilombo que quise y le grité una noche entera y ella escuchando nomás sentadita, bien piola. Ya se que dije que la iba a dejar y que la iba a cagar a palos, pero qué querés Demetrio, uno perdona para que lo perdonen y además ella tiene razón, cómo voy hacerle esa macana a los pibes que todavía están creciendo y encima con la casa de tantos años, yo que me voy, ¿a otra casa me voy?, ¡no, nada que ver!, mirá, es muy simple, ella agarró y cogió con el primer boludo que se encontró porque estaba triste y se sentía sola como vos decís, entonces fue y bueno, en mi propia casa, eso es lo que más me jode.

La voz del narrador es en castellano y la voz que trae los recuerdos mientras Demetrio arma sus rompecabezas, es poética. Esta mezcla del castellano y el intercalar la primera y tercera persona en la voz narrativa, son diferentes planos que hacen aun más interesante la lectura de Bariloche.

Que ilimitado es el castellano, el de México, el de Argentina, el de España, el de Cuba, el de todo Latinoamérica. Es una misma lengua y sin embargo hay localismos y regionalismos que lo hacen diferente y que muchas veces no entendemos. Pero esto no importa, todo el castellano, de cualquier lugar, es muy rico y conforma uno solo con sus variedades. “Somos lo que hablamos”, dice Heidegger…

13 comentarios:

R dijo...

Leí Bariloche hace un par de veranos, de un tirón. Me sorprendió que un escritor tan joven supiera escribir una novela tan delicada y dura al tiempo. Ahora ha publicado un libro de relatos; a ver si lo leo en breve.

39escalones dijo...

Otro autor que no conozco... Sí que tengo deberes pendientes.
Un abrazo

malvisto dijo...

O eso que habla nos habita.
A Neumann lo vi aquí: detrás iba un tremenda hinchada. Afortunadaente el cine argentino nos ha acostumbrado a escuchar quilombio, Guita. etc... eso sí, hablan rápido y a veces bajito. ¿pasara lo mismo en Bariloche?

Victor Coral dijo...

grandes los narradores argentinos de hoy, así como los mexicanos. Además de Neuman, que también es poeta, están Fresán y Pauls, este último acaba de publicar una novelita en Anagrama.
Bariloche no está bien cerrada estructuralmente, pero el uso del lenguaje es muy bueno, y los personajes funcionan.

Innisfree dijo...

Perdona que cambie de tema, pero es que no sé dónde decirte esto:
Magda, guapa, gracias por tu serenata. ;) Me ha encantado. Pásate en un par de horas por Innisfree, que nos tomaremos una pinta de Guinness a mi salud y a la de todos los enamorados de Irlanda.
Un beso,
Chesús

alba alpha dijo...

Muchos deberes pendientes, que se le va ha hacer falta tiempo eso sí anoto en mi lista. Nos vemos en Innisfree.

entrenomadas dijo...

Estoy feliz, ayer me regalaron un libro suyo, así que me sumerjo en la lectura y te cuento.
Ya tengo ganas!!

kisses

Apostillas literarias dijo...

Me sucedió lo mismo, R, pensé que cuando escribió Bariloche era tan joven que me sorprendió. Su libro de relatos debe de estar mucho mejor porque ha madurado en la escritura, aunque Bariloche es una buena novela, parece que la edad es lo de menos.
_______

Alfredo, me pasa como a ti con las películas, hay muchas que no conozco y que también tengo como pendientes.

Apostillas literarias dijo...

En Bariloche todos los personajes hablan con el mismo tono, Malvisto, en eso si que los lectores no tenemos problema.
______

No se, Victor, no percibí que Bariloche no estuviera bien cerrada estructuralmente. Tengo ganas de leer a Pauls, me han hablado muy bien de él.

Apostillas literarias dijo...

Chesús, hemos pasado contentos tu cumpleaño, diste una linda fiesta a la que asistimos todos los que te guardamos afecto. Nuevamente mis mejores deseos para ti.
______

Alba, entiendo totalmente lo de muchos deberes, yo en estos momentos no tewngoi tiempo ni para recordar el día en que vivco. Pero ya vienen las vacaciones, aunque sean vacaciones entre comillas ya que se aprovechan para adelantar pendientes.
______

Que bien Marta, ya nos contarás qué te pareció.

Luisa Miñana dijo...

Gracias por colocar el artículo sobre la obra de Musil. Me parece bastante acertado todo lo que plantea, y sirve para unirlo con el post sobre Bariloche, de Neuman. Mejor conseguida o no esta novela, es interesante que permanezcan intentos de conocimiento y de voluntad estética, frente al vacío general. Demasiada anécdota en general, sí.
Musil es dificil, pero también es ya excesiva la cultura de lo fácil que nos aplasta; demasiada comodidad. Esforzarse en entender la construcción de un lenguaje ayuda a comprender la realidad sin duda.
Te agradezco ambos post, y mucho.

Apostillas literarias dijo...

Muchas gracias a ti, Luisa.

Un abrazo

Unknown dijo...

Trabalhei com o livro com alunos de Espanhol, na disciplina literatura latino-americana, temas como a cidade, crise, inadaptabilidade, valores e falta deles, questões sociais da urbanidade, um ótimo narrador, romance bem construído, com cuidado com a linguagem e alternância das vozes narrativas.

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.