24 de agosto de 2015

Carta de Elena Garro a Octavio Paz


París a 24 de octubre de 1982

Octavio Paz:

Sólo te he escrito una vez para darte el pésame por la muerte de tu madre y ahora para recordarte que Helena es tu hija. El abogado nos llamó muy impresionado para leernos unas terribles palabras tuyas. Digo terribles porque en esa carta afirmas que Helena Paz es incapaz de sostener un diálogo ¡coherente! Comprenderás que tu hija se impresionó muchísimo y que no entiende las razones ¡falsas! para esa determinación tuya tan equivocada.

Tu hija es inocente del embrollo que creamos juntos durante y después del matrimonio. Es mentira que haya escogido vivir conmigo. Tú nunca quisiste aceptar vivir con ella. Tampoco te ha hecho campañas periodísticas para atacarte. No sé de dónde puedes sacar esa fantasía. Si te refieres a la carta que escribió en 1968 te aconsejo que la releas a sangre fría para que te des cuenta de que en ella sólo trataba de defenderte contra tus consejeros que se escudaron en ti para sacar las castañas del fuego. Al menos así lo creyó ella. Eso sucedió hace catorce años y desde entonces ha llovido. Te aclaro, aunque creo que lo sabes, que somos dos personas distintas, Elena Garro y Helena Paz. Y me parece lamentable que siendo una persona inteligente, trates de hacer creer a los demás y a ti mismo, que mis actos, sentimientos y escritos no son los actos, sentimientos y escritos de Helena Paz.

Creo que tu hija ha pagado con creces el hecho de ser hija de dos personas tan opuestas como lo somos tú y yo. Creo también que ha habido demasiados intermediarios entre ella y tú. Me refiero a “los amigos” encargados de traer y llevar recados no por Helena. Te puedo decir que tu hija, que no vino al mundo por su voluntad sino por la nuestra, ha llevado una infancia, una juventud y una vida trágica. Es una ignominia que tú siendo su padre y teniendo poder para darle algún consuelo no lo hagas y encima la declares ¡incoherente! ¡Ay Octavio Paz! Has perdido algo que no quiero calificar ni nombrar.

Aunque ahora no lo creas, te ayudé en todo lo mejor que pude en los años difíciles, cuando estabas lleno de temores por tu porvenir y por la pobreza que te ¡aterraba! Y ahora, no puedo hacer NADA por Helena Paz ¡nada! Pero eso te pido muy humildemente y con lágrimas en los ojos que la ayudes a salir de esta miseria espantosa en la que vive. Miseria que tratamos de disimular para no escuchar más comentarios atroces. Sabes muy bien que tu hija tiene un enorme talento y que sus poemas son magníficos. Me cuesta mucho trabajo dirigirme a ti. Tal vez porque me eres completamente extraño o por lo contrario, porque te conozco demasiado bien. El hecho es que estoy muy cansada, muy enferma del corazón (es una lesión de nacimiento, te lo aclaro por lo que sucedió en Japón y en varias partes y que tú llamabas histeria).

En el Consulado de México en Madrid me exigieron el certificado médico, para no echar a Helen del trabajo y en cuanto lo tuvieron la echaron. No entiendo lo que sucede. Tú eres un genio, en tus cartas de jóvenes me dices que no me entero de lo que sucede a mi alrededor. No entiendo que se castigue de esta manera a tu hija. ¡No lo entiendo! Le pido a Dios que la recoja antes que a mí, pues no sé qué será de ella en este mundo tan atroz. A ti te pido que la ¡ayudes! Y recuerdo que nunca la quisiste, ni siquiera fuiste el día en que nació... Recuerdos del porvenir. Pero si pudieras tener una pizca de caridad... para ella.

Gracias por la atención que merezca esta súplica.

E. Garro

Fuente | La Razón
24 de agosto, 2015

9 comentarios:

Ferragus dijo...

Leyendo esta carta, recordé un texto publicado aquí, sobre las tortuosas relaciones de padres famosos con sus descendencias. Un saludo.

Sílvia dijo...

Y podemos aber que pasó después?

Apostillas literarias dijo...

¡Me da gusto saludarte, Ferragus!

Apostillas literarias dijo...

Silvia, sería muy largo de contar y sería desde mi punto de vista. Te sugiero la lectura de ensayos, novelas, obra de Elena Garro y de Octavio Paz. Más lo que sobre el tema se ha publicado (desde varios puntos de vista, para que puedas tener tu propia opinión).

El Clavado dijo...

hola:
gracias por compartir el texto, es muy interesante (y me disculpo si mi comentario se repite, la computadora no lo guardó). Tengo una duda minúscula, dice:
"Te aclaro, aunque creo que lo sabes, que somos dos personas distintas, Elena Garro y Helena Paz. Y me parece lamentable que siendo una persona inteligente, trates de hacer creer a los demás y a ti mismo, que mis actos, sentimientos y escritos no son los actos, sentimientos y escritos de Helena Paz."
El "no" de "no son los actos, sentimientos..." ¿es una errata? o ¿cómo debo interpretarlo?, porque el enunciado anterior (y toda la argumentación previa, no la castigues por las broncas que tengas conmigo) quiere distinguir a Elena de Helena, pero la frase siguiente, por ese adverbio de negación, lo contradice y dice que las dos mujeres "son uno mismo", como dice la canción.
saludos.

Cronopia dijo...

Hola!! Leí un artículo del 1° de sept. del 2005 en el que mencionabas lo siguiente: "la ficción reflexiona en sí misma (Barthes la llama "invención de segundo grado")."

Quisiera saber si tendrías a mano la fuente de la afirmación de Barthes, porque no puedo ubicarla. Me sería de mucha utilidad. Mil gracias!!

Magda Díaz y Morales dijo...

Te recomendaría leer su libro: Elementos de semiología.

Anónimo dijo...

Muchas gracias!!

alfonso franco tiscareño dijo...

Buen material, gracias

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.