12 de octubre de 2006

Entre las líneas, entre las vidas: Camus

Me agrada leer biografías de escritores, pintores, músicos, artistas. En Entre las líneas, entre las vidas (México: Océano, 2001), Juan García Ponce nos habla de Proust, de Mann, de Joyce, de Faulkner, de Nabokov, de Beckett, de Camus y de Capote, aunque más que biografías nos cuenta sobre momentos significativos en las vidas de estos escritores. Lo que también hace adorable el libro son las fotografías, en una vemos a Marylyn Monroe bailando con Capote, a la última fotografía de Capote, el más retratado de los escritores, acomodado en el sillón donde murió arrullado por Joanne Carson; en otra conocemos el bello rostro de Mi, otra de las mujeres significativas en la vida de Albert Camus, a Camus y Francine de recien casados; a Peggy Sinclair, prima de Beckett con quien tuvo su primera aventura amorosa; a los cinco niños Nabokov en Yalta, en noviembre de 1918: Vladimir, Kirill, Olga, Serguei y Elena; a las cuatro generaciones de la familia Joyce: James con su hijo Giorgio y su nieto Stephen, al pie del retrato del padre de Joyce pintado por Tuohy; a los hermanos Mann: Heinrich, Thomas, Julia y Carla; a Thomas Mann y Katja en 1955, frente a los restos de la casa bombardeada en Mengstrasse que había pertenecido a la familia Mann desde 1841; una fotografía de Proust en la "pose de la melancolía", y muchas más, todas en blanco y negro.

Con respecto a Camus, su "familia vivía en Argelia cuando era parte de Francia; no una colonia, sino parte de Francia. La madre de Camus era analfabeta; Lucien, el hermano mayor, estudió muy poco, así que Camus sería el intelectual de la familia. Antes de casarse por primera vez ya Camus había escupido sangre, tenía tuberculosis y aunque se sometió a tratamientos nunca se curó. A los veinte años se casa con Simone Hié, una belleza singular, pero con un defecto muy dificil de erradicar: era morfinómana. Albert Camus se da cuenta finalmente de la inutilidad de cualquier esfuerzo por liberarla de ese vicio. Se divorcia de ella y vuelve a casarse con Francine Faure. El espíritu mediterráneo, las mujeres y la literatura, tres cosas a las que Camus será fiel siempre. Camus fue infiel permanentemente.

Cuando Camus muere, su madre diría: "demasiado pronto". El autor de la teoría del absurdo tendría una muerte absurda. No obstante, Camus aprovechó muy bien los años que le quedaban en dirección de todas sus pasiones. Pascal Pia, un muy buen periodista y amigo de Camus desde muy pronto, le da a leer sus obras a Malraux, una de las admiraciones profundas del propio Camus. Malraux se entusiasma y no vacila en recomendarlo a Gallimard. A esas obras Camus les llama "del absurdo". Las acciones de Calígula son absurdas, irracionales; mostradas en una obra de teatro, no en la vida, son el tema de esa obra de teatro y adquieren la racionalidad de la obra. El asesinato de Mersault es irracional, pero también resulta irracional su condena a muerte, más que por el asesinato, por la indiferencia ante la muerte de su madre. Recuerdo las palabras con que empieza El extranjero: "Anoche murió mamá". Para Mersault es un hecho y no le va a impedir seguir gozando del mundo. Ese es el verdadero motivo de su condena, no el gratuito asesinato de un árabe en la playa; por eso es el extranjero.

Como sus amigos Michel Gallimard, su esposa Janine y su hija Anne van a irse a París en el automóvil del primero, él, que ya tenía comprado el boleto de tren para irse a París, decide unírseles. Rene Char también es invitado cuando igualmente tenía el boleto de tren. Rechaza la invitación para que no vaya demasiada gente en el automóvil. ¿Prueba de que el destino es absurdo? La cuestión es que poco antes de llegar a París el automóvil sale de la carretera. Camus muere inmediatamente: Michel Gallimard, cinco días después en un hospital; las dos mujeres resultan ilesas; el perro que van con ellos desaparece. Camus tenía entonces 47 años".

Nabokov les contestó un día a los periodistas franceses que Albert Camus era un novelista de tercera categoría.

15 comentarios:

Dilaca dijo...

También me agradan las biografías, ésas que además del rigor histórico agregan el discurso literario...
La vida de Charles Chaplin, por ejemplo, o la de Isadora Duncan, o la de Oscar Wilde, entre los extranjeros... La de Virginia Wolf... Por recordar algunas de las que leí...
De entre las argentinas, amos las que escribió María Esther de Miguel, particularmente: Las batallas secretas de Belgrano.

Dilaca dijo...

Ohmar Pamuk, nuevo Nobel de Literatura. Ya he encargado su libro "Nieve". Nunca leí nada de él...
Dicen muchos, que este premio se decide por subjetividades políticas, sobre todo en los últimos años.
QUiero pensar que no es así. Aunque Borges, Kafka, y otros dilectos escritores no lo hayan recibido. AL fin y al cabo, el premio es la cantidad de lectores cosechado, y trascenderse a sí mismos luego de la propia muerte.

Luisa dijo...

En fin, siento disentir del gran Nabokov, pero yo no creo que Camus sea un novelista de tercera. Sobre gustos...
"Lo absurdo nace de esta confrontación entre el llamamiento humano y el silencio irrazonable del mundo. Esto es lo que no hay que olvidar. A esto es a lo que hay que aferrarse, puesto que toda la consecuencia de una vida puede nacer de ello. Lo irracional, la nostalgia humana y lo absurdo que surge de su enfrentamiento son los tres personajes del drama que debe terminar necesariamente con toda la lógica de que es capaz una existencia". (El mito de Sísifo, A. Camus).

Este párrafo y algunos otros de este libro creo que explican bien las bases "filosóficas" de la narrativa de Camus.

Qué interesante parece el libro de García Ponce, Magda. No he podido ir a la librería a indagar si puedo conseguir algo. Pero lo haré pronto. ¿Recibiste mi correo sobre El Cronista? Un beso.

Goyo dijo...

A Camus le gustaba jugar de niño al futbol. Era pobre y elegìa la posiciòn de portero por que es en la que se gastan menos los zapatos. Màs tarde comentàrìa: "todo lo que se de ètica se lo debo al futbol, el juego en donde nunca sabes por donde va a salir la bola"

Oscar Pita-Grandi dijo...

Javier Marías tiene un libro llamado MIRAMIENTOS, de fotografías de escritores y de impresiones suyas acerca de los escritors en esas fotografías publicadas allí. Muy bueno.

_CaligulA_ dijo...

Camus por mucho mi escritor preferido... es bueno encontrar posts que hablen de él...

Nabokov definitivamente no sabía de que hablaba... (a mí parecer)...aunque haría falta saber el contexto en el que lo haya dicho.

mICrO dijo...

Las biografias me producen un efecto hipnotico, ya que como admirador de historias de personajes, aquellas que nos hablan sobre personas cuya realidad nos impacta me impresionan doblemente, si a todo eso le sumamos fotografias como las que mencionas me hace pensar que podría ser una compra interesante para estas navidades.

Saludos

buho dijo...

Magda, cómo me alegro de volver a leer sobre todos estos temas.
Es bonito volver a ver como vuelven los que se ausentaron
Un beso

María Guilherme dijo...

Realmente la vida de muchas personas son tan enormes que nos parece estar leyendo una ficción. A mí también me gusta leer biografías, creo que me ayuda a vivir más intensamente el hecho de saber que muchos otros lo hicieron antes que yo.

Me gusta tu nueva casa
un abrazo
M.

Magda dijo...

Yo tampoco lo creo, Luisa. Nabokov es un gran escritor, uno de mis favoritos, además, pero hay que reconocer que tenía la boca muy floja en ocasiones.

Este libro de García Ponce es fenomenal, las fotografías me gustan especialmente, ojalá pudieras conseguirlo, te va a gustar mucho.

Si querida Luisa, recibí tu correo-e, y disculpa que no te haya contestado pero es que tengo mucho trabajo, demasiado diría, y no he podido responder mis correo-e, pero prometo hacerlo pronto.

Magda dijo...

Dilaca, yo creo que sí, que mucho tiene de político esto de dar el premio a determinado escritor. Pero lo considero lógico ¿qué no es político en la vida? casi todo.

Magda dijo...

Sí, Óscar, el libro de Marías es muy bueno, pero me gusta más el de García Ponce, ojalá lo pudieras leer.

Magda dijo...

A Camus le fascinaba el futbol, asi es Goyo, dijo: "Lo que más se a la larga acerca de la moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol". Albert Camus jugaba de arquero en la Universidad de Argel.

Magda dijo...

Caligula, el contexto solo fue que le preguntaron qué opinaba de Camus, y ya.
------------
Micro, grata sopresa tu visita, me alegra saludarte.
------------

Buho, no me ausenté, aquí he estado. Me da gusto tu visita, muchas gracias.
-------------
María, que bueno que te gusta la nueva plantilla. No se cuanto me dure, me aburre a veces la misma cara, pero la anterior, la gris, me gusta mucho, solo que me cansó un poco.

Martín dijo...

Siempre he querido leer El Extranjero, y estas pinceladas biográficas sobre Camus son una buena introducción para cuando pueda leer esta obra… Gracias por este texto...

Saludos

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios anónimos.